50 años de la primera gran zapatilla prohibida

Se cumplen 50 años de México 68, el que para muchos es el mayor evento deportivo de la historia, ya sea por la importancia cultural, la aparición de nuevos materiales o las marcas obtenidas, tres motivos que se cruzan en la historia de Tommie Smith y John Carlos.

Los dos atletas habían participado en el Olympic Project for Human Rights, una asociación que llamaba al boicot de México 68 por las conexiones racistas del presidente de COI Avery Brundage y la participación de Sudáfrica y Rodesia, dos naciones en las que se practicaba el apartheid. Finalmente Brundage permaneció en el cargo, pero Sudáfrica y Rodesia no fueron a México y se deshizo la amenaza del boicot.

Smith y Carlos protestaron durante Mexico 68 en una imagen que se ha convertido en historia de los Juegos. Aunque son siempre citados como protagonistas de las protestas en el podio, no fueron los únicos. También lo hicieron Ron Freeman, Lee Evans y Larry James en el 400. Sin embargo su lucha contra el poder había comenzado unas semanas antes. Y ahí es donde aparecen las zapatillas.

Horst Dassler, el hijo del fundador de adidas, supo crear una estructura de contactos en el deporte de primer nivel que se han mantenido incluso después de su muerte. Joseph Blatter, Joao Havelange (expresidentes de la FIFA) o Juan Antonio Samaranch (que incluso leyó un panegírico en el entierro de Horst) mantenían a adidas como marca fundamental en el deporte de rendimiento. adidas también tenía contactos en la IAAF, la asociación que rige el atletismo.

Uno de los adelantos técnicos de México 68 fue el uso de material sintético en las pistas de atletismo. Aunque no fuera la primera ocasión en la que se utilizó en grandes eventos, sí que sirvió para su popularización.

Puma desarrolló unas zapatillas adaptadas a las nuevas superficies en las que cambiaba los tradicionales clavos largos por 68 pequeñas agujas que se adaptaban al nuevo material con el que se fabricaban las pistas. Con ellas compitió en los trials estadounidenses John Carlos (200m) un par de semanas antes de los Juegos. El resultado fue un récord del mundo, que como cualquier otro récord debía pasar por la aprobación de la IAAF.

Cuando adidas descubrió las zapatillas contraatacó tratando de diseñar un sistema parecido, pero ante la cercanía de los Juegos jugaron con otra bala; contactos. Sorprendentemente las zapatillas fueron prohibidas por la IAAF y la marca de Carlos nunca fue homologada como récord del mundo.

En los Juegos Olímpicos, con zapatillas Puma con los clavos tradicionales, Carlos fue bronce y puso en primer plano unas zapatillas Puma en el momento de la protesta en el podio.

Muy lejos de los tiempos actuales en los que una zapatilla prohibida es un caramelo para las campañas de marketing, aquella Puma Brush Spikes fue la primera gran zapatilla prohibida.

Luego llegarían otras muchas restringidas por motivos, el color (Puma Joe Namath, Jordan 1/AirShip), contener material peligroso (Buscemi B-Court, Jordan Melo M10), utilizar un sistema de amortiguación mecánico (Spira en running, APL en baloncesto) o por hacer uso de logos no permitidos (un problema habitual con modelos customizados).

Aquella Puma Brush Spikes no solo fue una zapatilla prohibida. También fue un modo de entender que el liderazgo de las marcas deportivas tenían poca relación con las innovaciones reales y mucho que ver con las relaciones de las marcas con las grandes corporaciones que dominan el deporte de elite mundial.