All Star 1988, 30 años que explican el actual fracaso del baloncesto

Entre las celebraciones del All Star, Jordan ha aprovechado para celebrar el 30º aniversario del All Star de Chicago´88, recordado por el interesante partido de las estrellas, el mítico concurso de triples y el sublime de mates.

También fue histórico por las zapatillas en el que Jordan estrenó mediáticamente sus terceras zapatillas. En realidad había jugado con la Jordan III ante Kings y Lakers los días 1 y 2 de febrero, pero eran partidos de ligar regular sin demasiada visibilidad. Dos días antes Michael había jugado contra los Knicks con unas Nike Alpha Force, una de las escasas ocasiones en las que no jugó con sus propias zapatillas. El motivo por el que usó Alpha entre las Jordan II y las Jordan III nunca ha sido aclarado. Y posiblemente, cuando intenten explicarlo será para vendernos una nueva edición especial de la Alpha inspirada en ese momento, por lo que nunca sabremos si es del todo verdad.

A pesar de los partidos frente a Kings y Lakers, el All Star fue la gran presentación de las Jordan III. Primero el 6 de febrero en el concurso de mates y un HORSE que jugó con Moses Malone. El día siguiente, en el partido, estableció la rutina de usar un color especial, algo que volvió a repetir con VII, VIII, XI y XVII. En 1988 se mantenía la regla de uniformidad del color y las zapatillas negras aun eran casi exclusivas de los Celtics, por lo que la Black Cement fue impactante. A partir de entonces, el All Star comenzó a usarse como un escaparate para estrenar nuevos modelos y recuperar las ventas en un mes históricamente flojo.

Pero hay algo más interesante sobre las zapatillas del All Star de 1988. Los 24 jugadores llevaban 12 marcas; adidas, Asics Tiger, Avia, Brooks, Converse, Diadora, Ellesse, Etonic, New Balance, Nike, Reebok y Spot Bilt (en 1988 Jordan no era una marca separada a Nike). En 2017 diez de esas marcas no patrocinan a jugadores de baloncesto ni fabrican zapatillas de baloncesto de primer nivel. Converse, con seis jugadores no solo ha desaparecido del baloncesto, sino que durante muchos años ha vivido de espaldas a su pasado en las canchas, olvidándose de reeditar modelos históricos.

Tantas marcas implicaban un constante esfuerzo por mostrar novedades. Este año habrá cuatro grupos empresariales representados, Anta, Under Armour, adidas y Nike-Jordan. 14 Nike, 3 Jordan, 5 adidas, 1 Under Armour y 1 Anta. El sopor y la nostalgia de los actuales All Stars llegaron también a sus zapatillas, los lanzamientos se pasan a septiembre (un mes más lógico para ventas), las ediciones All Star a veces ni llegan a tiendas, adidas organiza un evento gigantesco con micrófonos en lugar de balones y la zapatilla más buscada, la Dame x BAPE, es codiciada por apasionados del logo del mono que no conocen a Lillard.

Murió el All Star como momento cumbre de la temporada zapatillera y los intentos por ofrecer algo nuevo en los playoffs no han triunfado, con sonoros fracasos como las versiones Elite. Las nuevas apuestas parecen más cercanas a un sneakercon/complexcon que a eventos relacionados con el deporte, por lo que las innovaciones funcionales importan cada vez menos. Parece que vamos camino de un baloncesto centrado en la moda, canastas en medio de pasarelas.