editorial

2 Comments

book_16

En las últimas semanas mucha gente me pregunta por el "estado actual de la cultura sneaker". Y me da pena. Porque esperan que diga que está en el mejor momento pero no veo nada de eso. Lo que antes era información, ahora es venta.

Hace algunos años Sole Collector era EL EJEMPLO. Era muy complicado hacer una revista con tonelada de información y conseguir venderla al público y a los anunciantes. Números especiales dedicados a una sola zapatilla, retrospectivas completas...solo podíamos quejarnos de que se centraban demasiado en el producto americano, pero algo entendible.

Ahora Sole Collector es una web con un nivel general alto, aunque a años luz de lo que estábamos acostumbrados. Supongo que habría que quejarse a las marcas que dejaron de comprar publicidad en sus páginas. Pero el último paso ha sido editar una guía de precios. Lo que antes era información sobre diseños, ahora es información sobre precios.

Como detalle extra, la portada parece calcada a unos calcetines de Pacific and Co y Jota Erre. Pero lo que en realidad duele es que donde antes había información ahora solo encuentro precios.

 

3 Comments

nike-is-canceling-tomorrows-air-jordan-1-pinnacle-and-varsity-red-releases-3

En la última semana, Nike ha tenido que cambiar sus planes. Su intención era poner a la venta online Jordan I Pinnacle, Jordan I Varsity Red, Jordan 7 N7,  Jordan I low N7, Jordan V Poison Green y Jordan XX, pero nadie pudo comprarlas. Seis modelos sin compradores.  El motivo es que NikeStore había identificado la presencia de Bots, programas informáticos que son capaces de agotar las existencias antes de que un humano toque una sola tecla. El precio de estos bots implica que la gran mayoría de los usuarios de estos elementos sean reventas. Si pagas 80 dólares por un bot pero al menos consigues 10 pares de Jordan, son solo 8 dólares más por zapatilla. Ahora, de repente, parece que a Nike le preocupan los reventas. ¿Pero es eso cierto?

Puede que sea el mundo que más ruido hace, pero Nike no vive de las ediciones limitadas. Si conoces mínimamente la ley de la oferta y la demanda, Nike está dejando de ganar dinero con cada zapatilla limitada que vende. Si alguien está dispuesto a comprar unas Jordan por 400 euros, no tiene sentido venderlas por 160. Lo que no conseguiría Nike con zapatillas de 400 euros sería crear colas y llenar eBay de pujas. Mark Parker, el CEO de Nike, ya dejó bien claro que no tenía ningún interés en acabar con un mercado secundario (a partir del minuto 9).

¿Le importa a Nike que sus zapatillas se vendan en eBay por el triple? Yo diría que no. Y lo mismo ocurre con otras marcas, que se apuntan al sistema de crear colas innecesarias para que se hable de ellos. El último método, regalar cajas especiales al primero.

A Nike le importa poco si sus zapatillas especiales llegan a eBay, pero no quiere que el cliente que va comprarse unas Roshe Run no pueda hacerlo porque la web está saturada. Hace tiempo que las marcas tienen dos tipos de productos, uno más o menos masivo para ganar dinero y otro diseñado para crear hype. El problema es que cuando llevas un tiempo en esto acabas cansado del hype, aunque aún nos quedan miles de zapatillas sin colas. Antes de decir que estás cansado de las zapatillas, pregúntate si lo que te cansan son las zapatillas ultralimitadas.

3 Comments

zlzjzlqwf2bpw71ehmwv

Son loables los intentos de hacer ver que en España tenemos unos grandes conocimientos de zapatillas, pero creo que deberíamos ser conscientes de nuestras carencias. A día de hoy, España está a años luz de países de nuestro entorno; es muy ingenuo tratar de compararnos con Francia, Reino Unido o Alemania. En cualquiera de ellos hay un conocimiento amplio de base y cuando hay mucha gente que sabe algo de zapatillas, pueden aparecer un puñado que sepan mucho. Si en Irlanda todo el mundo sabe tocar un instrumento, es lógico que surjan grandes instrumentistas. Pero aquí nadie sabe nada de música. Ni de zapatillas. Gente que se presenta como “coleccionista de zapatillas” que no sabe que Nike NO HACE la talla 43.5, que te habla de las Air Max de 1985 o que quiere correr un maratón con unas Puma Disc Blaze.
De repente, este extraño mundo de las zapatillas se convierte en moda. En lugares con historia zapatillera mucha gente tenía referentes claros como la recientemente fallecida Crooked Tongues. Pero aquí hemos pasado de zapatillas del Decathlon a hacer colas de 20 horas por unas Gel Lyte, de llevar unas Victoria a discutir sobre el shape de la Air Max 1.
Las colas, los eventos, las discusiones y en definitiva, la moda de las zapatillas, nos ha pillado demasiado pronto. Cuando aun no sabíamos nada.
Es una tremenda burbuja porque no tiene nada dentro. Una moda como otra cualquiera. La mayoría de esos autoproclamados sneakerheads se cansarán de hacer colas por ediciones limitadas. Si no hay un conocimiento más profundo se acabarán apuntando a la próxima moda y querrán convertirse en motivadores que dan charlas o en Chefs de alta escuela.
Conocimiento. Esa es la base de una cultura. Si queremos que exista una verdadera cultura de zapatillas debemos leer más, hablar más, buscar más. Si no, corremos el riesgo de que todo esto se convierta en una moda más.

2 Comments

victoria--644x362

Volví de vacaciones. Si me sigues en instagram habrás podido comprobar que he estado en París, una ciudad con una potente cultura de zapatillas y he pensado que no estaría mal hacer una especie de resumen del viaje. Cuando alguien me pregunta por las tiendas que hay que visitar en alguna ciudad, suelo responder lo mismo; las ciudades tienen cosas mucho más interesantes que sus tiendas de zapatillas. Pero conocer una ciudad, aunque sea solo una semana, te permite aprender unas cuantas cosas sobre zapatillas. Recordemos que hablamos de París, un ciudad en la que la gente se sienta en las terrazas mirando hacia fuera, para ver y dejarse ver, no para hablar entre ellos.
No hay barbas. No hay pinrolls exagerados. No hay piercings. No hay tatuajes. Sólo he visto un fake (y era una Yeezy en pies de un indigente) y el nivel de zapatillas era muy alto. Casi cualquiera lleva Superstar, Stan Smith y Huarache. Lo de Stan Smith y Huaraches llegaba a ser agotador, pero da una idea de las diferencias entre Francia y España. Allí hay un nivel medio muy alto y a partir de ahí puede aprender algo más. En España pasamos de la zapatilla del Decathlon a hacer cola por una Ronnie Fieg. Pero ese es otro tema.

Rue st Honore, que tradicionalmente es la zona de compras, solo tiene marcas con ínfulas, Chanel, Dior y similares. Todas esas tiendas venden casi exclusivamente a clientes chinos e incluso los empleados son asiáticos. Chinatown=Chaneltown. Con las mismas pretensiones de exclusividad que sus vecinos, está Colette, hasta arriba de gente deseosa de comprar un llavero "que sólo puedes comprar en Colette". Entre mil tonterías exclusivas a precio de oro, puedes encontrar producto interesante. No dejes que la tontería los oculten. Allí verás revistas o libros que difícilmente encontrarás en otros sitios, aunque las zapatillas se quedan sólo en "nivel alto".
Más tiendas. En la misma calle, pero en la zona menos noble, Starcow, una tienda doble con una parte para skaters y otra para gente que no usa ruedas. Digna, muy digna, pero poco más. Sorprendente que una tienda tan pequeña tenga su propia colaboración con Converse.

Una zona de la que pocos hablan es  Les Marais, uno de los pocos barrios en los que se respira cultura de calle y en la que es complicado encontrar grandes edificios con volutas doradas (en París, casi cualquier cosa es dorada). En la actualidad se mezclan tiendas con nuevas marcas con las grandes cadenas que comienzan a interesarse por la zona. Allí están Muji o Uniqlo, pero no han llegado aún Zara o Bershka (es cuestión de tiempo). Nike tiene allí localizada su NikeLab, una minúscula tienda en la que solo se pueden encontrar colecciones TZ (Bristol, ACG, Sacai...). A poca distancia el centro de operaciones de BKRW, culturalmente interesante, pero en cuanto a producto le faltan un par de escalones para escapar de los estereotipos.
Si vamos a otro tipo de tiendas, es interesante dar una vuelta por LaFayette, una mezcla un tanto extraña que va de Dior a Zara pasando por American Apparel y Urban Outfitters. En cuanto a zapatillas no hay que esperar grandes cosas, pero sí que están apostando fuerte por el deporte femenino y de hecho tenían 11 escaparates dedicados a Nike.
Me dejé muchas tiendas por ver (House Of Hoops, Size?) pero, sinceramente, creo que París tiene muchas cosas más interesantes que ver. Si quieres saciar tu sed zapatillera, puedes incluir el Centro Pompidou en tus visitas culturales. Pero intenta no dar mucho el coñazo contando la historia de Tinker Hatfield.

4 Comments

Captura de pantalla 2015-04-04 a la(s) 00.36.02Si quieres aprender sobre zapatillas no hay nada mejor que hablar con gente que esté fuera de este mundo. Alguien que no sepa nada sobre fechas de lanzamientos ni colas, pero que sepa mucho de fotografía, moda o viajes.
Hace unos días alguien comparaba Levi´s y Nike. Ambas tenían cierto prestigio por los productos que habían lanzado tiempo atrás, pero sobre todo eran marcas que miraban al futuro y trataban de innovar en cada colección. Sin embargo, las dos marcas están pasando por momentos distintos. Nike está en su mejor momento económico, Levi´s todo lo contrario. ¿Cuál es la diferencia?
En el textil, las marcas han dejado de tener importancia. Inditex o H&M copian los patrones de los que verdaderamente innovan y los ofrecen al público por un 70% menos. La gente aceptaba un pantalón sin marca, pero nadie quería “una zapatilla parecida a una Air Max”, casi nadie acepta una Nike de Zara.
Hasta ahora. Porque desde hace unos meses vemos las calles llenas de clones de un mismo modelo. Una zapatilla que no apostaba por la innovación tecnológica; Nike Roshe Run. Aquí viene el peligro. El producto más exitoso de Nike en los últimos años es una completa ruptura de su estilo y ha abierto una nueva vía. Los intentos de Inditex por copiar sus zapatillas no habían triunfado hasta este momento. Pero ahora que Nike ha dejado de innovar, quizás haya abierto una puerta a las imitaciones.

4 Comments

Captura de pantalla 2015-03-06 a la(s) 23.47.10

En cualquier conversación sobre zapatillas hay una serie de temas que se repiten. Un clásico es el precio de las zapatillas actuales, comparado con el precio de las que comprábamos en los ochenta.

Lo primero es acotar. Si queremos actuar con corrección, deberíamos comparar zapatillas de rendimiento de los 80 con zapatillas de rendimiento actuales. Normalmente se comparan zapatillas de rendimiento vintage con sus equivalentes retro. En España una zapatilla de rendimiento en 1987 podía costar el equivalente a unos 80 euros (una Air Force II superaba los 100). Casi 30 años después, unas Nike Hyperdunk actuales rondan los 130. Si nos vamos a los precios más altos, ya en los 80 había Converse Maverick por 180 euros, algo muy cercano a las actuales Jordan XX9 (200 euros) y alguna New Balance superaba los 200 euros. Todas estas cifras son válidas en zapatillas de rendimiento, la subida de precios comenzó cuando la demanda se disparó.

Sí, las zapatillas han aumentado su precio, pero lo han hecho por debajo de la subida general de precios. En 1985 el salario mínimo interprofesional en España era 223 euros, en 2014 es 645. Las zapatillas han crecido en una proporción mucho menor que el salario mínimo interprofesional.
Obviando eso, es completamente cierto que una zapatilla tiene un precio mayor ahora. Afortunadamente.

Durante los 90, salieron a la luz las condiciones laborales de muchos trabajadores que se dedicaban a la creación de calzado. Sueldos miserables, horarios interminables, mano de obra infantil, además de cero respeto por el medio ambiente. Todo eso era muy barato.
Hoy día las condiciones son mejores (no las ideales, pero al menos la mayoría de grandes marcas están de acuerdo en seguir protocolos más duros). Y eso hay que pagarlo.
Si cada euro que pagamos repercute en mejorar esas condiciones, un servidor lo paga con gusto.

5 Comments

nike4.com

Acaba el año y Nike recupera sus cinco grandes innovaciones de 2014; botas flyknit (Magista, Mercurial Superfly y Vapour Untochable), la nueva línea de sujetadores Pro Rival Bra, los palos de golf Vapor Irons, la Kobe 9 Elite y la aplicación NTC. En realidad, más que grandes innovaciones, creo que Nike resume las líneas de mercado en las que quiere crecer. Realmente, no creo que sus palos de golf o una aplicación para entrenar sean sus grandes novedades. Y aunque la llegada del flyknit al fútbol y baloncesto haya sido algo revolucionario, creo que el momento más importante de Nike ha pasado desapercibido.

Hasta 2014, oficialmente, Nike se dirigía a los atletas. Podían ampliar su concepto de deportista gracias a aquella frase de Bill Bowerman ("Si tienes cuerpo, eres un atleta"), pero en cualquier caso, Nike se encargaba de diseñar el mejor producto posible para los deportistas. Aunque supieran que la mayoría de sus productos nunca se destinarían a ese fin, Nike era una marca para deportistas. Cuando Wieden + Kennedy, los encargados de diseñar la publicidad de Nike, creaban sus campañas, se centraban exclusivamente en los deportistas. El resto, simplemente, no importaba.

Hace algunos años (me atrevería a decir que con la llegada de Mark Parker), comenzamos a ver algunos cambios, que llegaron al extremo con la Yeezy, la primera zapatilla diseñada para un cantante. ¿Estaba Nike cambiando?

Fue en octubre cuando Nike presentaba la nueva colección de Nike Womens para primavera verano de 2015. Allí había más medios de moda que de deporte. Bloomberg se sienta con Mark Parker y directamente le pregunta ¿Es Nike una marca de lifestyle?

La respuesta de Mark Parker es dubitativa. Habla de una marca deportiva, pero "hay que darse cuenta de que el deporte se está introduciendo en el lifestyle". "Las mallas son el nuevo denim". Hace algunos años, la respuesta oficial de Nike sería rotunda: "somos una marca deportiva que busca lo mejor para los deportistas".

Más allá de las Kobe 9 Elite, Magista o NTC, la mayor novedad de 2014 es que Nike gira oficialmente sus intenciones. No tendrán que ocultarse para lanzar colaboraciones masivas con Riccardo Tisci o Pedro Lourcenço. Nike ahora es una marca de lifestyle.

 

2 Comments

SP15_BB_KYRIE_1_HERO_SEC_0187_35586

Durante esta semana se han presentado las nuevas Nike de Kyrie Irving. Un nuevo jugador NBA tenía estrenaba saga, algo que no ocurría desde Kevin Durant hace 6 años. En el acto de presentación, Nike anunciaba que solo 19 jugadores NBA habían tenido ese privilegio, aunque no los nombraba porque algunos de ellos no tienen contrato actual con la marca y Nike no puede usar sus nombres en una campaña publicitaria (es el caso de Tim Duncan o Kevin Garnett).

TD Max Duncan 1

En cualquier caso, después del momento culmen de las signatures en los noventa en el que Nike tenía un batallón con los dos nombrados anteriormente, además de Penny Hardaway, Charles Barkley, Alonzo Mourning, Gary Payton, Jason Kidd, Scottie Pippen y Michael Jordan. Y se convirtió en la norma. Durante los años siguientes, el resto de marcas se subieron al carro, casi cualquiera tenía su propia zapatilla. Li-Ning incluso tuvo una zapatilla para Chuck Hayes. La respuesta de adidas, ya en el siglo XXI fue la contraria; no habría zapatillas con el nombre de un jugador, sino zapatillas por posición. Su campaña, Brotherhood, lanzaba la idea de que en el baloncesto lo que importaba era el equipo, no las individualidades. Pero claro, en la personalista NBA, la idea no triunfó, con el caso extremo de Gilbert Arenas, que llegó a tapar el logotipo de sus zapatillas para exigir una con su nombre.

Kevin Garnett-T Mac-Gilbert Arenas-Billups-Tim Duncan-Dwight Howard
En los últimos años y con la profusión de marcas pequeñas, han crecido las signatures hasta niveles alarmantes. Nike redujo su lista en Kobe-LeBron-Durant y ahora la amplía con Irving (dejo fuera a Pierce porque Nike parece ningunearle). Kobe como la línea de elite con estilo, LeBron como el superventas masivo y Durant como el producto de buen precio. A Kobe Bryant, con 36 años, le quedan pocas zapatillas por estrenar. ¿Debería Irving colocarse en su lugar? La Irving I se aleja mucho del nicho high-end de Kobe. El precio de las Irving se sitúa por debajo de las KDVII. Incluso parece que la zapatilla de Irving se mueve en el mismo rango que la KD, lo que nos hace pensar que era la bala en la recámara de Nike para usar si Durant se iba a Under Armour. Prepárense porque no preveo que Nike mantenga dos líneas a ese precio y alguien tiene que relevar a Kobe.

Una tienda de zapatillas podría ser exactamente igual que cualquier otra tienda. Sin embargo, hay profundas diferencias, por lo menos ahora que todo son ediciones limitadas. ¿Crees que es como cualquier otro producto? No señor. Hoy llegué a una tienda, pregunté por unos pantalones, me los probé, pagué y me los llevé. Pero en las tiendas de zapatillas no ocurre lo mismo.
El escalón más común lo ponen las tiendas que venden primero a sus clientes habituales. En parte es comprensible; si compras mucho, es hasta cierto punto normal que tengas ciertas preferencias. El problema es que para alguien nuevo, es materialmente imposible encontrar cierto producto. Eso es algo que he visto en cientos de tiendas, cuando el tendero te dice que le acaba de llegar algo especial y te lo saca de detrás del mostrador.
Pero otras zapatillas no pueden ser compradas ni así. Hay algunos modelos por los que se paga más cuando pasa un tiempo, así que hay tiendas que sencillamente guardan todo el material para un futuro mejor ¿para qué vender por 150 hoy lo que puedes vender mañana por 300? ¿Alguien imagina algo así en otro tipo de producto?
El culmen llega con las tiendas que directamente colocan su producto en eBay. Y no estoy hablando de los reventas que hacen cola ¡es la misma tienda la que lo hace! Imagino que pensarán “para que lo gane un reventa, lo gano yo”.
Sinceramente, creo que uno de los problemas de este mundo de las zapatillas tiene que ver con el tipo de tiendas desde la que se distribuye el producto. Hace unos meses la prestigiosa tienda Patta presentaba el teaser de lo que sería un documental sobre los 10 años de historia de la tienda. En el video aparecían famosos, tipos bailando, culos, aeropuertos, viajes…pero no salen almacenes ni camiones de reparto. El problema es que muchas de las tiendas de zapatillas se crean para vivir esa vida, como los niños que juegan al fútbol porque quieren ser ricos y famosos. Y yo prefiero jugar al fútbol en la playa, no peinarme con Ronaldo.

2 Comments

factoryUn clásico en las conversaciones sobre zapatillas es hablar del precio de coste para las marcas como una crítica principal. Y siempre se habla de un precio rídiculo, claro. Unas Nike cuestan 5 euros y nos la cobran a 150. En estos casos siempre tengo muchas dudas. La primera es sobre los datos. En realidad, cuando dicen que fabricar una zapatilla cuesta 5 euros ¿a qué se refieren? Si hablamos del coste de los materiales más la mano de obra de quien la fabrica, me parece que estamos dejando de lado muchos costes. ¿Dónde entra el diseñador? ¿Y la investigación? ¿Quién paga los laboratorios en los que se prueban? Supongo que si sumo el material del que está fabricado un coche y la mano de obra de los operarios el precio de un coche debería ser ridículo.
Hablar del precio de coste de una zapatilla es, directamente, irreal. Una zapatilla solo tiene un precio cuando se coloca en un contexto determinado. Tan importante son los materiales como la cantidad de zapatillas que fabricamos. Incluso hay zapatillas que usan piezas y patrones de modelos anteriores, lo que las hace mucho más baratas.

Los moldes de la Foamposite siempre se dijo que eran los más caros jamas fabricados, incluso se hablaba de un millón de euros. Si fabricas 100.000 Foamposites, tendrás que cargarle 10 euros solo por el molde. Pero si vas lanzando distintas colecciones y colores el precio se reduce. No creo que calcular el precio de una zapatilla sea tan sencillo.
La segunda pregunta que siempre me hago es ¿no sabemos que estamos en un mercado capitalista? Si queréis, podemos hablar de cómo cambiarlo, pero en estos momentos los productos que consumimos entran en la misma cadena. Si hablamos de precio de coste de otros productos, el refresco que en algunos lugares te puede costar 6 euros, en origen es más barato que el cristal que lo contiene. Si editas un libro con Amazon de más de 3 euros, Amazon se lleva el 70% y ahí no podemos hablar de materiales. Si quieres editarlo en papel, puede que no te lleves ni un 5% del precio total del libro. ¿Por qué nos planteamos solo las plusvalías con las zapatillas?
Una zapatilla cuesta fabricarla mucho menos de lo que cuesta en una tienda, eso es evidente. Como cualquier otro producto que puedas comprar. Así que dejemos de criticar a un burro porque rebuzna. Cualquier cosa que compres en un mercado capitalista tendrá un precio varias veces mayor al coste de producción. Las zapatillas, de cualquier marca, funcionan exactamente igual que el resto de productos de una sociedad capitalista. Critiquemos con la misma justicia.