Category Archives: Editorial

Ed. ¿Cuánto cuesta una zapatilla?

factoryUn clásico en las conversaciones sobre zapatillas es hablar del precio de coste para las marcas como una crítica principal. Y siempre se habla de un precio rídiculo, claro. Unas Nike cuestan 5 euros y nos la cobran a 150. En estos casos siempre tengo muchas dudas. La primera es sobre los datos. En realidad, cuando dicen que fabricar una zapatilla cuesta 5 euros ¿a qué se refieren? Si hablamos del coste de los materiales más la mano de obra de quien la fabrica, me parece que estamos dejando de lado muchos costes. ¿Dónde entra el diseñador? ¿Y la investigación? ¿Quién paga los laboratorios en los que se prueban? Supongo que si sumo el material del que está fabricado un coche y la mano de obra de los operarios el precio de un coche debería ser ridículo.
Hablar del precio de coste de una zapatilla es, directamente, irreal. Una zapatilla solo tiene un precio cuando se coloca en un contexto determinado. Tan importante son los materiales como la cantidad de zapatillas que fabricamos. Incluso hay zapatillas que usan piezas y patrones de modelos anteriores, lo que las hace mucho más baratas.

Los moldes de la Foamposite siempre se dijo que eran los más caros jamas fabricados, incluso se hablaba de un millón de euros. Si fabricas 100.000 Foamposites, tendrás que cargarle 10 euros solo por el molde. Pero si vas lanzando distintas colecciones y colores el precio se reduce. No creo que calcular el precio de una zapatilla sea tan sencillo.
La segunda pregunta que siempre me hago es ¿no sabemos que estamos en un mercado capitalista? Si queréis, podemos hablar de cómo cambiarlo, pero en estos momentos los productos que consumimos entran en la misma cadena. Si hablamos de precio de coste de otros productos, el refresco que en algunos lugares te puede costar 6 euros, en origen es más barato que el cristal que lo contiene. Si editas un libro con Amazon de más de 3 euros, Amazon se lleva el 70% y ahí no podemos hablar de materiales. Si quieres editarlo en papel, puede que no te lleves ni un 5% del precio total del libro. ¿Por qué nos planteamos solo las plusvalías con las zapatillas?
Una zapatilla cuesta fabricarla mucho menos de lo que cuesta en una tienda, eso es evidente. Como cualquier otro producto que puedas comprar. Así que dejemos de criticar a un burro porque rebuzna. Cualquier cosa que compres en un mercado capitalista tendrá un precio varias veces mayor al coste de producción. Las zapatillas, de cualquier marca, funcionan exactamente igual que el resto de productos de una sociedad capitalista. Critiquemos con la misma justicia.

Ed. Por qué no soy nostálgico

0cfb3d79e8fd7e2b367fbf27cb03f2793bcdf1d8d587a6507fcc2bce335d8323Ah, la nostalgia. Habla con cualquiera y te dirá que ya las zapatillas no son como antes. El baloncesto no es como antes. Los tomates no saben a tomate. Sobre lo de los tomates no tengo ni idea, sobre el baloncesto sería muy largo, pero ¿y las zapatillas? ¿Eran realmente mejores las zapatillas de antes?
Hay un puñado de motivos para pensar que sí. Algunos de ellos no son precisamente para sentirse orgulloso. Por ejemplo, las condiciones de los trabajadores de las fábricas de calzado han mejorado mucho (y aún deben hacerlo más). Aunque sea duro reconocerlo, aquellas zapatillas que ahora glorificamos estaban realizadas en condiciones cercanas a la esclavitud. Cuando pienses en cómo han subido el precio de las zapatillas, deberías pensar en cómo ese dinero ha repercutido en aquella gente. Y no es solo cuestión de dinero. Durante años las pieles se han tratado y teñido con productos que hoy se rechazan por ser poco adecuados para el medio ambiente.

Por otra parte, la revolución tecnológica ha cambiado por completo el diseño y el rendimiento deportivo. Los nuevos materiales y los nuevos sistemas de fabricación han conseguido productos funcionalmente mucho más desarrollados que los que podíamos tener hace 10 años, por lo que funcionalmente, cualquier zapatilla de ahora es más avanzada que cualquiera de hace una década.
Pero la nostalgia va más allá. Ahora se reeditan modelos que en su día pasaron completamente desapercibidos. Y no solo se reeditan modelos clásicos, se diseñan zapatillas al estilo de las antiguas y se continúan sagas que en su día dejaron de tener interés para el consumidor. Penny Hardaway tuvo cuatro signatures con Nike. No hubo quinta porque Nike no conseguía venderlas, pero vuelve a haberlas ahora que Penny no juega. Y no se queda en Penny, Gary Payton, Charles Barkley y Scottie Pippen también verán resucitar sus líneas, por lo que Nike tendrá más signatures de jugadores retirados que en activo.
No es cuestión de perderle el respeto a los clásicos. La industria del automóvil seguro que sueña con un producto tan revolucionario como el Ford T de 1908, pero no creo que nadie quiera reeditarlo convenciéndote de sus ventajas. Respetemos los clásicos haciendo exactamente lo que hicieron ellos; cambiar el modo de pensar de los consumidores.

Editorial; la frase que cambió mi vida

weaponmReconozco que pasear con alguien como yo debe ser complicado. Y no te rías porque posiblemente sea igual contigo. Miramos zapatillas, entramos en un puñado de tiendas. Y poco más. Porque cuando entramos en una, intentamos demostrar a quien nos acompaña que sabemos todo sobre cada una de las zapatillas que puedas encontrar allí. Es el precio que hay que pagar por salir a la calle con alguien como nosotros.

De repente, esa persona que va contigo, esa que hace como que te escucha, aparece como tocada por un rayo de luz cuando dice “mira qué zapatillas tan bonitas” mientras se acerca a unas Converse Weapon. Falsa alarma, la que le gusta no es la original de Magic, ni la de los colores de Bernard King, ni siquiera la de Larry Bird. Se acerca a una Weapon en los colores que se llevan esta temporada, en tonos verdeazulados. Sin historia. Solo para aprovechar el color del momento.

Entonces es cuando muestro mis conocimientos; le cuento la historia de las Weapon, cómo surgieron para responder a la Jordan I (esa historia ya se la sabe), eran las zapatillas de los mejores jugadores de la NBA y como Magic y Bird entablaron amistad a raíz de un anuncio de esa misma Weapon. La manera de respetarla es recuperar los colores y siluetas originales.

-Bueno, sí, la historia es muy buena. creo que ya me la habías contado antes. Pero me gustan más las de tonos verdes.

Segundo intento. Tu respuesta va por el mismo camino. Esta vez te notas un poco menos pausado. Pero vuelves a repetir el tema de las ediciones Originales y todo eso. Incluso utilizas el recurso de los anillos de Magic y Bird. Pero ella va a decir unas palabras que cambiarán por siempre tu manera de ver las zapatillas.

-Pero estas me pegan con el bolso.

Ahí lo tienes. Un motivo tan valido como cualquier otro. Le gustan y ya está.

Es el motivo por el que compran las zapatillas la mayoría de compradores de zapatillas. Cierto, una vez que le cuentas la historia, miran dos veces la púrpura y dorada de Magic. Has conseguido que las vea de otro modo. Pero sigue sin pegarle con nada. Al fin y al cabo, yo puedo saber mucho de zapatillas, pero cuando voy a comprar unos pantalones no tengo ni la menor idea de quien los diseñó. Cuando compro una camisa tampoco sé en qué están basados los estampados florales y tampoco sé si la lechuga que he pedido provenía de un cultivo orgánico o si mi peinado es un tributo a un rito de iniciación chamánico.

Así que cuando veas a alguien con unas zapatillas indignas, imagina lo que podría pensar él de tus vaqueros, tu peinado o la música que escuchas. Y si crees que en todo eso tienes un gusto exquisito, quizás sea el momento de salir a la calle y tirarte al barro.

Yo estoy buscando un bolso que le vaya bien a las Weapon de Magic.
Purple-Bag-Front