Kickstories

1 Comment

1999, Michael Jordan retirado después de un tiro mágico con las AJ XIV. Ahora parecía que definitivamente, pero tu y yo sabemos que no fue así. Su marca recién creada debía apoyarse en el equipo de deportistas que él había elegido personalmente. Tinker Hatfield seguía como parte del grupo de diseño, pero su labor se iba difuminando. En esta ocasión también había un elemento inspirador y como en la Air Jordan V, también se trataba de un avión. El X-15 Fighter no solo compartía el numero 15, había batido récords de velocidad, lo que parecía un buen punto de partida para una Jordan.
Para el corte utilizó woven con hilos de Kevlar, un tejido trenzado con el que Nike comenzaba a experimentar. Otro elemento del diseño era la extraña lengüeta, todo un recuerdo a la costumbre de Michael de sacar la lengua mientras jugaba. Al contrario de lo habitual en anteriores Jordans, carecía de ningún tipo de función, se trataba de un elemento estético que además dejaba el tobillo con sensación de poca sujeción.


Para darle estabilidad en el talón, una estructura rígida hacía que no fuera demasiado ligera. Además, una línea roja le emparentaba con Prada, de un modo tan descarado que parecía extraño en una Jordan. Las zapatillas más imitadas de la última década se dedicaban ahora a imitar. En cada una de esas franjas rojas, los números 23 (obvio).6 (anillos conseguidos).15 (por la zapatilla) y 2.17 como referencia a su cumpleaños.
El sistema de lazada estaba escondido tras el entramado Woven y tenía Zoom como sistema de amortiguación.

Muchos diseños de Jordan fueron mal recibidos por ser demasiado novedosos. Algunos de ellos significaban un salto tan amplio que solo fueron entendidos con el paso del tiempo. La Air Jordan XV tuvo una acogida muy tibia y no ha tenido muchas peticiones de reediciones. En su momento tuvo una versión baja y una extraña slip-on, un mocasín sin cordones. Quizás tengamos que esperar aún a "su momento".

En las pistas se las vimos al grupo de jugadores de Jordan, pero fue uno de los jugadores más odiados por Michael el que las llevó hasta una final, Reggie Miller.



Seguimos con inspiraciones, la AJXII se inspiraba en la bandera japonesa, la AJXIII en una pantera y la Air Jordan XIV tomaba líneas de uno de los coches de Michael, el Ferrari 550 Maranello. Las comparaciones entre zapatillas y coches son habituales y más aún si el diseñador es Tinker Hatfield, un apasionado de casi cualquier vehículo a motor. En este caso, como en la Jordan X, tuvo a su lado a Mark Smith, que suele aparecer en la sombra como uno de los diseñadores ocultos para Jordan.

Los detalles automovilísticos aparecen incluso en el logo, un Jumpman encerrado en un escudo al estilo Ferrari. Con esta zapatilla comenzó también una especie de juego incluido en cada zapatilla; la Jordan XIV tenía 7 Jumpman en cada zapatilla para hacer un total de 14. Las supuestas perforaciones para mejorar la transpiración en los paneles laterales no pasaban de ser un elemento embellecedor ya que no aparecía en todas las combinaciones de colores. El collar era profundamente asimétrico, con una parte interior mucho más alta que la exterior, al estilo de otras zapatillas de la época. Fibra de carbono en la suela y elementos estabilizadores situados muy delante, cerca de los dedos, le daban el toque más particular. La versión original es la considerada habitualmente como "High", aunque la altura del tobillo era tan reducida que no había demasiada diferencia con la versión "low".


Si esta zapatilla está íntimamente relacionada con la historia de Michael Jordan es porque fue la última con la que jugó con los Bulls. Ya había adelantado que podría ser su última temporada y los rumores persistentes de lock out no hacían más que confirmar su retirada. La serie final contra Utah Jazz parecía diseñada para su despedida y Michael estrenó en el cuarto partido las AJ XIV. En 1998 no se realizaba un seguimiento extremo de las zapatillas que llevaba cada jugador, así que Michael podía llevarlas en el cuarto partido y volver a las XIII en el siguiente. Y fue así como el partido que cerraba la serie sería también el que todos asociaríamos con su estreno oficial. Y para cerrar su leyenda, Michael robaría el último balón para protagonizar "The Last Shot" con las Air Jordan XIV.

Fueron por tanto, el único color que llevó en la NBA. Una zapatilla que usó casi exclusivamente para ganar su último anillo tenía asegurado pasar a la historia.


5 Comments


No hay una manera correcta de diseñar zapatillas, ni una inspiración que te lleve a conseguir el resultado perfecto. Tinker Hatfield se había basado en el rendimiento pero también en ideas más o menos cercanas a Jordan (como el avión de la Jordan V o el póster de música africana de la VII). Para diseñar la XIII Hatfield pensó en una pantera como elemento que simbolizaba el juego de Michael. No se abalanzaba sin sentido, esperaba, agazapado, el momento adecuado para cazar su presa.
En la ronda de conversaciones sobre el diseño de su nueva zapatilla, Hatfield comentó su idea ante la sorpresa de Michael: "pantera negra" era precisamente el apodo por el que le conocían algunos de sus amigos. En los primeros bocetos un velcro se situaba en la parte media que fue finalmente apartado.

Pensando en el rendimiento, hablaríamos de Air Zoom o la placa de fibra de carbono. En cuanto al diseño, la AJ XIII imitaba en la suela la huella de una pantera, la piel de las piezas laterales parecía pellizcada como en la cara y el holograma recordaba los ojos y mostraban el número 23, un balón y el logo de la marca, el Jumpman, aunque en la versión low se cambió por el logo bordado.


Fue la zapatilla que Michael usó en su última temporada con los Bulls, aunque supongo que adelantando su retirada, prefirió las AJXIV para sus últimos partidos. Pero había que hacer algo para seguir vendiendo sus zapatillas, crear un equipo de jugadores que le representara y que, según se decía, elegía Michael Jordan personalmente. Aunque muchos de los jugadores patrocinados por Nike elegían Jordan, solo un puñado de jugadores formarían el "Jordan Team"; Derek Anderson, Ray Allen, Eddie Jones, Vin Baker y Michael Finley, que tenía una curiosa historia. Mientras jugaba en el instituto, ganó un concurso televisivo cuyo premio era enfrentarse a Michael Jordan en un "uno contra uno". La despedida de Michael fue profética, "nos veremos pronto en la NBA".

Era el momento de crear Jordan como marca diferenciada. Por eso, además de la Air Jordan, aparecieron Jordan Team y Jordan Trainer, dos modelos no demasiado afortunados en su momento, pero que luego fueron imitados como esquema para crear una marca por TMac, LeBron James o Kobe Bryant.

La Jordan XIII sido reeditada en un par de ocasiones, aunque quizás la historia más impactante puede que sea la de la versión especial para Ray Allen que llegó a venderse por cifras completamente exageradas.

4 Comments

La Air Jordan IX ya tenía algunos detalles inspirados en Japón. Era un símbolo del estado de Michael Jordan como icono global, pero también lo era de la pasión de Tinker Hatfield por los diseños minimalistas. En este caso, además llegaba directamente de la bandera japonesa utilizada en la Armada Japonesa. Un disco solar del que salen rayos irregulares quedaba difuminado sobre la zapatilla.

Pero llevado a un elemento más funcional, la inspiración venía de unas botas de mujer del siglo XIX. Quizás fuera la respuesta femenina a la Jordan XI, cuya primera indicación fue "que pudiera llevarse con traje".

En un momento en el que Nike creaba líneas futuristas (Foamposite, Flight Five) Jordan se desmarcaba con un diseño limpio y sencillo. Era un paso mas de Michael Jordan hacia un estilo muy definido. Oficialmente, Jordan como marca nació en septiembre de 1997 y tenía que marcar bien claro que no hacía lo mismo que Nike. Minimalismo, pasadores para los cordones plateados, piel de serpiente y su número, el 23, en la lengüeta colocado de una manera muy particular. El cruce de los cordones dejaba ver "two3". Era el avance de una línea de productos de lujo con ese nombre, un intento de Jordan de acercarse a marcas de alta gama que no triunfó. Aunque la campaña publicitaria aún mantenía el swoosh, los anuncios ya dejaban bien claro que se trataba de algo distinto a Nike.

En cuanto al rendimiento, tenía Zoom Air y una placa de fibra de carbono incluso mayor que la Jordan XI, lo que le hacía más estable, pero también más rígida. Si la XI se diseñó como "la primera Jordan que aguantaría más de un partido de Michael", la XII era aún más rígida, mas duradera.

Fueron las zapatillas del "Flu Game", el quinto partido de las finales contra Utah en el que Michael se fue hasta los 38 puntos con fiebre. Y un detalle de estilo. Michael Jordan había puesto de moda calcetines cortos, pero en la Jordan XII se fue al lado contrario con calcetines extra largos pero recogidos. Kobe Bryant, cuando llevó las XII, también hizo lo mismo. Con ellas consiguió su noveno título de máximo anotador y el quinto anillo.

De los cinco colores originales, cuatro tenían los colores de los Bulls en distintas combinaciones, mientras que el nuevo color incluía "Obsidian" por primera vez. Colores originales para el All Star.

En las reediciones, nuevos colores y versión low, además de las clásicas mezclas con otras zapatillas como la Air Force One. La Jordan XII tuvo muchos problemas por su fuente de inspiración. Utilizar una bandera relacionada con la armada japonesa y con la extrema derecha era peligroso. Una de las ediciones retro seguía los colores de esa bandera, lo que llevó a una oleada de protestas en Asia.

1 Comment

Intenta elegir las tres mejores películas de todos lo tiempos, las tres mejores canciones, los tres mejores discos. Es complicado llegar a un acuerdo. Sin embargo, hay una zapatilla que aparece siempre en todas las listas, la Air Jordan XI.

Tinker Hatfield tenía muchas ideas en la cabeza para nuevos diseños, pero no estaba seguro de que Michael volviera a las canchas, y ni siquiera estaba seguro de que habría unas Jordan XI. Fue Mark Parker quien le dio un lugar para que Tinker pudiera desarrollar sus ideas. Unos años antes, Parker y Hatfield habían formado una pareja de diseñadores que cruzaban países en busca de nuevas ideas. A partir de ahí, Parker se había dedicado a tareas más directivas (actualmente es el CEO de Nike) mientras que Hatfield continuó en el diseño. La primera idea para el diseño de las AJXI venía del fútbol. Mientras la mediasuela de las zapatillas de baloncesto se había ido ablandando durante la última época, las de fútbol mantenían la rigidez para permitir la respuesta rápida, como ocurre en las zapatillas de clavos en atletismo. La manera de unir amortiguación con capacidad de respuesta era la fibra de carbono, un material que hasta ese momento no se había usado en zapatillas comerciales.

Y la fibra de carbono funcionaba. Pero no era visible. Así que había que impactar con un diseño nuevo. Pero el corte debía mantener las cualidades técnicas de la mediasuela y para ello Hatfield recuperó un material que hacía tiempo que quería utilizar, pero al que no encontraba sentido. El acabado en charol de la "patent leather" no solo le daba una imagen completamente nueva, también tenía la función de sostén al ser mucho más rígido que la piel habitual. Tenía sentido como protección, aunque más tarde se abusara del "patent" colocándolo en lugares sin sentido. Como ocurría en otras innovaciones de Tinker Hatfield como el Air Max, lo estético tenía además un sentido funcional.

La idea venía de una cortadora de césped, dura en el contacto con el suelo, liviana en el resto. Para aligerar el peso, la parte superior estaba realizada en Cordura, un material utilizado en las mochilas. Y en la suela exterior, el acabado traslúcido era tan impresionante como poco útil. En las limpias canchas NBA no había problema, pero en las pistas en las que las usaban el resto de los mortales, cualquier suciedad provocaba un resbalón. Era la primera vez que se diseñaba unas Jordans con la idea de que duraran más de un partido. Michael era absolutamente meticuloso con su calzado y la leyenda cuenta que utilizaba un par nuevo para la segunda parte porque notaba el descenso del rendimiento después de 24 minutos de juego. Las Jordan XI podían aguantar un partido completo sin que notara nada.

En el apartado más estético, Michael pidió unas zapatillas "que quedaran bien con traje". Puede que fuera exagerado, pero la idea de Jordan siempre fue conjugar el lado del rendimiento junto a lo más casual. Y el grupo R&B del momento, Boyz II Men, se atrevió a usarlas sin llamar la atención en los American Music Awards. Michael llamó a Tinker para decirle simplemente "I told you so, motherfucker".

Pero volvamos a las canchas. Michael Jordan después de su primer retiro había vuelto a jugar con unas zapatillas que sabíamos que no era de su agrado, la AJX. Hatfield le había mostrado prototipos de la XI que le entusiasmaron y se mostraba expectante ante una versión con la que pudiera jugar. El aviso era claro: le entregarían un sample que debía ser usado solo en lugares en los que no hubiera cámaras cerca. Pero Michael no supo esperar y quiso llevar las sensaciones de la fibra de carbono a las canchas. Por si quería pasar desapercibido, su amigo Ahmad Rashad, comentarista de televisión, se encargó de enseñarlas al mundo. Parecía una mala idea, mostrar al público una zapatilla que no estaría a la venta hasta unos meses más tarde, sin embargo, ocurrió justo lo contrario. Esos meses sirvieron para que se creara una burbuja sobre esas Jordan XI que nada pudo explotar. Como ocurrió con la Jordan I, un fallo acabaría convirtiéndose en una ventaja que sería imitada mil veces.

El color de ese primer sample, "Concord", blanco y negro, contravenía las rígidas reglas de aquél momento. Los Bulls jugaban en playoff con zapatillas predominantemente negras y Michael tuvo incluso que pagar una multa. En algunos partidos contra los Sonics y la fiesta de celebración de la consecución del título de la NBA, Michael también llevó una versión low muy distinta a la que luego llegó a las tiendas (Jordan XI Low IE). De hecho, fue la primera vez que las dos versiones (alta y baja) eran rotundamente distintas.



Los tres colores de la versión alta se convirtieron en clásicos, pero lo fue aún más la versión que se hizo para la película "Space Jam", de la que se dice que solo se fabricaron cinco pares y que le sirvió para dejar de pagar multas.

Cada una de las reediciones, incluso en nuevos colores, ha creado la máxima expectación, incluso con algaradas callejeras. La versión "Cool Grey" provocó cargas policiales en 2001 y el mismo Michael las usó con el uniforme de los Wizards. La última reedición de las Concord en 2011 ha vuelto a poner en duda la política de ediciones "limitadas" con fechas anticipadas.

Fueron las zapatillas con las que Michael Jordan logró sus mayores éxitos, incluido el 72-10 con el que terminaron los Bulls la temporada, el comienzo de su segundo threepeat y las emocionantes imágenes de su lágrimas por la victoria en el día del Padre.

El listado de los jugadores que las ha llevado en alguna ocasión comenzaría por sus compañeros de equipo que prácticamente calcaban sus modelos, con Ron Harper a la cabeza. Allen Iverson en su etapa universitaria, Kevin Garnett, Reggie Miller, Scottie Pippen en su etapa en los Blazers, Kobe Bryant, Charles Barkley o dos de los que han tenido ediciones especiales, Chris Paul en una casi desconocida personalización y Ray Allen, además del propio Tinker Hatfield o los muchos jugadores de fútbol americano o beisbol que tuvieron sus propias versiones.









2 Comments



Jordan retirado. Su incursión en el béisbol tampoco había dejado buena imagen. Y Tinker Hatfield parecía perder su batalla por la continuidad de Jordan como marca. Habría que recordar que entonces Jordan era solo una zapatilla y una pequeña línea textil y que era muy complicado ver a un jugador NBA llevando zapatillas de otro jugador. De hecho, la primera zapatilla "aceptada" por el resto de jugadores NBA fue la Jordan IX con Michael retirado.
Parecía que la Jordan X sería una zapatilla sin historia que cerraría su legado. Ni siquiera Tinker Hatfield parecía muy ilusionado con ella, por lo que se centró en colocar todos los méritos de Michael en la suela a modo de panegírico. De hecho, el diseño de la zapatilla se vio interrumpido por el anuncio de la retirada de Michael. Diez líneas quedaban dibujadas en la suela para contar sus méritos.
Esas franjas eran también parte del diseño de la parte superior, dando un sentido a la ojetera. Y en la puntera, por primera vez en algún tiempo, la pieza de refuerzo que Michael había pedido que se eliminara allá por la Jordan VI. Tinker lo explicaba como un intento de reflejar las franjas que atraviesan la zapatilla, llegando hasta la puntera.

La Jordan X estaba ya en proceso de producción sin que Michael hubiera visto los patrones finales. Y no le gustó. Aquí llega lo verdaderamente curioso de esta zapatilla. Jordan se negó a que su nombre apareciera en la Jordan X. Una zapatilla que no había sido aprobada por él y que tenía una de las piezas que siempre intentó eliminar, el refuerzo de la puntera. Fue la primera y la única discusión conocida entre Michael y Tinker Hatfield. Muchos años después, entre bromas, Michael recuerda que le dijo a Tinker: "Si esta zapatilla hace menos dinero que la anterior, tendrás que pagarme cada centavo perdido". La discusión terminó cuando Jordan obligó a cambiar el diseño para una puntera más limpia a mitad de la producción, algo que no se había hecho nunca en un modelo de producción masiva. Ya había algunos miles de Jordan X producidas y camino a las tiendas por lo que ese cambio obligó a parar la producción, rediseñar la puntera y volver a ponerlas a la venta. Evidentemente, las Jordan X "con puntera" se convirtieron en las más buscadas.

Fueron las zapatillas de su vuelta a las canchas, con ellas jugó el partido benéfico en el que se demostró que seguí en forma y más tarde se fue hasta los 55 puntos en el Madison Square Garden, vestido con el número 45.

Michael nunca se mostró muy entusiasmado con las AJX y rápidamente comenzó a jugar con un prototipo de las XI. Pero las X tuvieron su importancia en el peor momento de Michael Jordan sobre las canchas. Las dos pérdidas de balón en el primer partido de las series contra Orlando Magic. Aunque él llevaba las XI, quien le robó el balón, Nick Anderson, llevaba las X. También las llevaba Scottie Pippen cuando pedía la vuelta de Michael.

Entre las rarezas de la AJ X, el llevar el "45" grabado en la edición personalizada para Michael, o que en su versión original tenía solo tres colores además de una serie regional que pretendía venderse solo en una ciudad (Charlotte, Chicago, Seattle, Orlando, Nueva York y Sacramento).

La primera retirada de Michael Jordan fue impactante por lo inesperado. Nike había ido preparando la idea de crear una submarca Jordan, pero la decisión de Michael fue tan repentina que dejó muchos flecos en el aire. ¿Continuaría Nike con las zapatillas de un jugador retirado? ¿Seguiría en pie la nueva marca?

Tinker Hatfield había puesto en marcha el Jordan Manifesto, un intento de crear una submarca para seguir creciendo en el baloncesto. Sin embargo, en Nike no creían que las zapatillas de Jordan pudieran venderse sin Jordan en el juego. Y Michael debía renovar su contrato con Nike. Los años de extensión de ese contrato dependían de las ventas de las AJ IX con Michael retirado. Y en esas circunstancias, decidió darle la vuelta a su contrato. Permanecería 30 años más en Nike si la marca le aseguraba una cantidad para publicitar su nueva marca. En lugar de pagar a un jugador, estaban pagando la publicidad de una marca.

Tinker Hatfield y Michael Jordan no estaban demasiado contentos con el diseño de la VIII y fueron al otro lado con la IX, que se diseñó sin saber que no llegaría a las canchas de baloncesto. Si la VIII era la zapatilla maximalista, la IX sería la más minimalista, de hecho se diseñó en un viaje a Japón. Dos únicas piezas formaban el conjunto, dejando en la suela las referencias a Michael Jordan como icono global. Diez palabras en distintos diomas le representaban, aunque nunca quedó claro porqué había dos palabras en ruso ("deporte", "libertad"), dos en alemán (¨grácil", "atlético"), dos en suajili ("independencia", "esperanza"), dos en francés ("dedicación", "libertad") y solo una en italiano ("intenso") y español ("fuerza").
En el talón, un balón rojo recordaba el sol naciente originario de Japón, que luego terminaría siendo elemento inspirador de la Jordan XII. La ojetera recordaba las botas de montaña pero la rapidez a la hora de atarlos también afectaba la sujeción (en las ediciones retro, se cambió el ojal más cercano a los dedos). Cuatro dientes en la parte delantera actuarían como elemento estabilizador. La zapatilla en sí era muy tosca, mucho más rígida que las anteriores. Michael la usó para jugar al béisbol en su intento frustrado en ese deporte, en una versión con clavos. Pero tuvo que esperar hasta su etapa en los Wizards para pisar una cancha de baloncesto.

La version original apareció solo en cuatro colores, con dos extrañas combinaciones en "Olive" y "Powder Blue" inspirada en North Carolina. Más tarde, en las ediciones retro tendríamos incluso versión low. El sencillo diseño y los dos tonos la hacían fácilmente visibles sobre la cancha y con Jordan retirado, algunos jugadores se atrevían a jugar con ellas. Parecía que llevar las zapatillas de otro jugador en activo te colocaba en una posición inferior. La Jordan IX la llevaron, por ejemplo, BJ Armstrong, Latrell Sprewell o Penny Hardaway.

Cuando crearon la estatua de Michael Jordan en Chicago, preguntaron qué zapatilla debía llevar a quien más sabía sobre ellas, Tinker Hatfield. Cuando le presentaron el boceto, pensó que la suela de la Jordan IX, visible en la estatua, contaba mucho sobre la vida de Michael. Y durante un tiempo fue el único modo de verle vestido de corto con unas Jordan IX.



Cada diseño tiene sentido en un momento dado y la Jordan VIII puede que sea el caso más extremo. Tinker Hatfield había diseñado la Air Raid, una zapatilla de baloncesto de calle, y tomó algunas de esas ideas para la nueva Jordan. Si la VII era minimalista en sus formas, la VIII era la respuesta maximalista. Piezas extras, varios volúmenes, materiales exagerados en la lengüeta y las dos tiras que cruzaban la zapatilla para darle una estructura. De hecho, ese era el elemento más claramente heredado del baloncesto de calle. Y puede que sea también el elemento más criticado. La estructura Huarache que ya situó en la Jordan anterior, ahora se aumentaba para mayor confort, las distintas capas de piel le daban mucha durabilidad, pero a cambio era poco transpirable.

En este caso no había una clara inspiración en el diseño, pero dos piezas de la VIII pasaron a ser características claves. Por una parte, el Jumpman enmarcado en un circulo de chenilla en la lengüeta. Por otra, la placa rígida de la mediasuela decorada con un entramado gráfico. El resultado fue la Jordan más pesada.


El Tinker Hatfield de hoy día no está orgulloso de este diseño. El único avance significativo quedaba lejos de la vista. La AJVIII seguía lo que Hatfield llamó "Jordan Manifesto", un plan maestro para que Nike siguiera creciendo en el baloncesto creando una marca independiente, algo que ya habían iniciado Strasser y Moore en la AJII. La actitud barroca, con dosis extra de detalles tuvo su momento en aquél 1993 pero hoy queda trasnochado.
Jordan tampoco mostró demasiado entusiasmo por la Jordan VIII a pesar de ser las zapatillas de su primer 3peat. Es habitual verle con retros y sin embargo, es muy complicado verle de nuevo con estas VIII. En la cancha, las estrenó en el All Star Game en un color que se salía de toda norma y que se convirtió en su color fetiche, "aqua" y originalmente fue producida en cantidades reducidas y solo tres colores (blanco, negro para playoffs y aqua).

Las ediciones retro no se han cebado con esta Jordan, que tuvo una versión especial para Kobe Bryant en una época en la que no tenía contrato con ninguna marca y otra para Ray Allen.

La campaña publicitaria original siguió tirando de Bugs Bunny en un anuncio que acabaría siendo profético. Preguntaban ¿quién había robado las Air Jordan? sin saber que unos meses después Michael se retiraría.



La historia del diseño de zapatillas había pasado por encima sobre las inspiraciones. Sí, algunas Tiger se crearon después de que el fundador de la marca, Kichahiro Onitsuka viera en el pulpo un método para mantenerse pegado al suelo, pero se trataba de ideas más funcionales que de inspiraciones.

Tinker Hatfield había hablado de coches en la Jordan IV y aviones en la V. De algún modo, hablaba de velocidad, iniciando el camino. En la VII iba por un camino muy diferente. De hecho, Tinker Hatfield estaba muy lejos del deporte cuando surgió la idea para la Jordan VII. Tan lejos como una tienda de discos. Porque allí es donde vio un póster de Afropop en el que una guitarra se fundía con la silueta de África. Recuerda que 1992 fue también el año en el que se estrenó Malcolm X, una película de Spike Lee que unió a gran parte del estrellato negro norteamericano. Magic Johnson, Janet Jackson o Arsenio Hall decidieron poner dinero de su propio bolsillo para financiar el biopic del líder musulmán. Michael Jordan, relacionado desde el primero momento con Spike Lee, no solo le apoyó financieramente, sino que se dejó ver con la ubicua gorra con la X. Era un momento de celebración de la negritud, de vuelta a los orígenes, y ese cartel de África llegó en el momento adecuado.

Hatfield intentó conseguir aquél póster sin mucho éxito, hasta que utilizó el último recurso; anunciar que estaba trabajando en el diseño de la próxima zapatilla de Michael Jordan, lo que cambió por completo la situación…aunque eso no le libró de pagar 15$ por él. El afrocentrismo del diseño implicaba, por primera vez, un base cultural diferente.

El lado funcional estaba íntimamente relacionado con otro trabajo de Hatfield, la línea Huarache, con un botín interior de licra. El tobillo, como en las Huarache, quedaba muy poco protegido dejando para otros elementos los detalles del estilo Jordan. Por ejemplo, era la primera vez que no aparecía ni un sola referencia a Nike en la zapatilla (sí lo hacía en la caja). Y como no, la puntera estaba completamente desnuda, al gusto de su majestad. Algunos de los colorways estaban decorados con estampados tribales, que además, eran diferentes en cada zapatilla, convirtiendo cada lengüeta en un material único.

El primer color que vimos fue un extraño gris/negro/burdeos, diferente a cualquier combinación que hubiéramos visto antes. Justo cuando Jordan había conseguido que las zapatillas negras fueran la norma, él se pasaba al gris. Fue un color que apareció solo durante el All Star Game. Y fue también la zapatilla con la que jugó en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. Entre sus momentos más brillantes calzando las Jordan VII está la asombrosa racha de 6 triples en dos cuartos ante Portland que concluyó con un gesto a la cámara.

La Jordan VII fue la primera que fue un absoluto éxito comercial más allá de Estados Unidos. Y precisamente el hacerla tan visible hace también que algunos la recuerden con un cariño especial. También apareció con ellas en los primeros anuncios con Bugs Bunny, que incluso tuvo una versión especial de las "Hare Jordan" y en "Jam", el videoclip que compartió con Michael Jordan.

Peter Moore ya había comenzado el desarrollo de las Jordan III cuando decidió dejar Nike. Una semana antes de irse, llamó a Tinker Hatfield para encargarle la evolución de la línea. Michael Jordan había firmado 5 años con Nike, pero Peter Moore y Rob Strasser pensaban en él para encabezar su propia marca. Y le dejaban a Tinker la tarea de diseñar unas zapatillas para un hombre al que no conocía.
Su primera idea tenía que ver con el logotipo; Peter Moore dejó en su oficina un poster de Michael Jordan machacando un balón con las piernas abiertas, fruto de una sesión de fotos de la Jordan I. Tinker tomó esa foto y marcó la silueta para conseguir el “jumpman” que hoy es la imagen de la marca. Tinker Hatfield se reunió con Michael en las primeras fases del producto y allí descubrió que era algo más que un jugador de baloncesto. Le sorprendió con algunas ideas sobre diseño y su modo de vestir se alejaba bastante de lo que se espera de un jugador casi novato en la NBA.
Uno de sus primeras ideas fue crear una zapatilla intermedia entre high y low. Aunque solía jugar con Jordan I high, con las Jordan II fue combinando high y low. Un modelo intermedio permitiría proteger el tobillo siendo una zapatilla ligera. Tinker adaptó la idea de “elephant print”, un proceso que permitía que la piel tomara la apariencia de piel de elefante y que además tenía una función, ya que esa piel era más rígida y protegía de los impactos . La ojetera permitía personalizar el modo de atarlas. Ron Dumas tomó las ideas del diseñador jefe Hatfield para crear el modelo definitivo de las Jordan III, colocando por primera vez en una Jordan una unidad de aire visible similar a la air Revolution. El modelo final mezclaba la Jordan II con el toque revolucionario de Hatfield.

Nike debía presentar la zapatilla a Michael en un evento que se había convertido en un ultimatum. Hatfield había diseñado en unas semanas una zapatilla con su nombre, basándose en algunas entrevistas, mientras el tipo que había convertido a Michael en Air Jordan (Rob Strasser) y el diseñador anterior (Peter Moore) estaban creando su propia marca, Van Grack. Michael llegó cuatro horas tarde a la reunión, había estado jugando al golf con Rob y Peter. Parecía que la batalla estaba perdida.
Tinker intentó crear un momento espectacular en la presentación, con cortinas que dejaban ver los nuevos prototipos, y no permitió que el mismo Phil Knight conociera el resultado. Los bocetos de las fases del proceso llamaron la atención de Michael, que olvidó la presencia de Phil Knight en la sala para hacer mil preguntas a Tinker. Pero lo que finalmente captó a Michael fue el primer prototipo fabricado de la Jordan III. Michael se vio a sí mismo reflejado en la nueva zapatilla. El equipo de Hatfield fue inteligente para aprovechar la situación. El logotipo de Nike estaba escondido en la parte trasera de la zapatilla mientras el jumpman quedaba bien visible en la lengüeta. Era el modo de darle a Jordan la importancia que se merecía en sus propios diseños. Crear su propia marca con la protección de Nike. Fue la primera Jordan con el Jumpman, pero también la primera con unidad de aire visible. En el aspecto funcional, la ojetera por primera vez podía adaptarse para personalizar el ajuste y el elephant print quedó como signo definitivo de la marca. Un diseño total que terminó apareciendo en camisetas de edición limitada y en los trabajos de Dave White.


Todo ello con una zapatilla que, si bien en su momento no calzó nadie más que Michael, luego, en su versión retro, calzarían Kobe Bryant, Derek Anderson, Lebron James o Scottie Pippen. En 1994 la versión retro fue un completo fracaso de ventas, y a partir de ese momento se convirtieron en una de las más deseadas. Incluso Michael volvió a calzárselas en algún partido con los Wizards. La creación de la marca Jordan provocó que las versiones retro se diferencien para siempre de la original; no más Nike Air en la parte posterior.

Este modo de crear una submarca dentro de Nike puede comprenderse hoy fácilmente, sin embargo, en aquellos momentos se estaba creando un modo de trabajar que se ha imitado hasta la saciedad. Entonces nadie sabía cuales eran los pasos a dar. Hoy cada jugador tiene su propia línea que trata de imitar el fenómeno Jordan.

La campaña publicitaria se sirvió del trabajo de Spike Lee, un joven director negro que en su primera película "Nola Darling" dejaba ver su pasión por las Jordan I. La compañía habitual de Nike, Wieden&Kennedy, creó un nuevo modo de publicitar unas zapatillas. Por primera vez, la agencia se reunía con los diseñadores para comprender el origen del producto. Y de "Nola Darling" salió Mars Blackmon para protagonizar la campaña más duradera y exitosa de la historia del deporte.
Phil Knight siempre dijo que aquella presentación de Tinker Hatfield convenció a Jordan para que permaneciera en Nike, aunque Michael siempre dijo que fueron sus padres quienes le recomendaron quedarse con Phil Knight. También ha dicho siempre que, junto con la Jordan XI, es su favorita. De hecho, para el 40 aniversario de Jordan, Mark Smith eligió como regalo la única Jordan III laser realizada.