nike

Uno de los mayores éxitos de los últimos años de Nike es también una de las zapatillas más difíciles de encontrar en el circuito zapatillero habitual. No lo tenía fácil porque la Metcon combate en un campo propiedad de Reebok, pero las dos primeras ediciones de la Metcon han arrasado en el deporte de moda (que no es el running sino el CrossFit). ¿He dicho que no lo tenía fácil? Quizás sea ese el punto fuerte de Nike, unas zapatillas de rendimiento prohibidas en ciertas competiciones, me suena que no es la primera vez que Nike juega en ese campo.

Las dos primeras MetCon (nombre que viene de Metabolic Conditioning) diferían solo en pequeños detalles, pero esta temporada han convertido a la MetCon en una línea con dos vertientes, Metcon 3 y Metcon DSX Flyknit. Para presentarlas han llevado hasta Barcelona a Mathew Fraser y Sara Sigmundsdóttir para crear un WOD (una rutina de entrenamiento específico) en el que aprovechan para mostrar la ciudad.

Una zapatilla de rendimiento, atletas de elite, un video bien hecho (y pensado para ser visto en el móvil)...ojalá una historias de estas cada día.

Air_Zoom_Generation_3_hd_1600

Ya es oficial, el 25 de enero llegará a las tiendas la primera reedición de una zapatilla de LeBron James, la Zoom Generation. Habitualmente, Nike no usa el nombre del jugador en algunas signatures, como si estuviera tanteando el mercado ¿hay público para este jugador?  La primera zapatilla de LeBron se llamó Generation, la de Kidd Zoom Flight V, Legacy la de Paul Pierce y Steve Nash tuvo MVP, Trash Talk o Craddle Rock.

El color elegido para la vuelta de la Zoom Generation es ahora llamado "First Game", pero ¿realmente fue su primera zapatilla en la NBA?

Pasemos por alto los partidos de pre-season, amistosos en los que jugó con Jordan IX, III, Huarache 2K3 y dos colores de Ultramatic. Nike no conseguiría vender ediciones retro de las Ultramatic ni aunque fuera una colaboración con Supreme.

El 29 de octubre de 2003 en su primer partido oficial, LeBron se enfrentaba a los Kings en Sacramento, en uno de los estrenos más esperados de la historia de la NBA. Y no llevaba este color, sino white/black/red.

No fue una elección de última hora. Nike había orquestado una campaña publicitaria alrededor de este partido, con un anuncio en el que se recreaba ese primer partido. En ese anuncio LeBron jugaba con el mismo color de las Zoom Generation.

Los tres primeros partidos de los Cavs fueron como visitantes. Fue en el cuarto, ya como local contra Denver Nuggets, cuando llevó la Zoom Generation que ahora llaman First Game.

En este caso, Nike no ha usado en ningún momento el término "First Game" para referirse a este color. De hecho, en el interior de la llamada First Game aparece 11-5-2003, la fecha del cuarto partido de LeBron en la NBA. Quizás llamarle Zoom Generation "Fourth Game" sería un poco extraño.

Air_Zoom_Generation_1_hd_1600

nike-earnings-2017-q2a_native_600

Si quieres conocer lo que va a pasar mañana en el mundo de las zapatillas hay que buscar entre los próximos lanzamientos.

Si quieres saber lo que va a pasar dentro de unos meses hay que escarbar un poco más. Nike acaba de presentar los datos del segundo cuatrimestre del año fiscal 2017 (no coincide con el año natural). La presentación de los datos se centraba en presumir de ser el 28º cuatrimestre consecutivo con números positivos, pero mi analfabetismo financiero me impide analizar más allá de lo básico, caída en picado en Europa (Nike divide sus cuentas en Europa Occidental y Central-Oriental) pero sigue avanzando en Estados Unidos (que supone casi 5 veces más que Europa) y China.

Pero sin duda lo más interesante llega cuando habla el CEO. Mark Parker, como fiel de Apple, basa sus discursos en palabrería sin sentido y alguna joya. En esta ocasión se trata de las vías de negocio futuro de Nike.

-EDIT TO AMPLIFY. Mark Parker siempre ha entendido su trabajo como un editor de contenidos de Nike, su tarea consiste en identificar qué productos deben salir al mercado. En 2011, después de una entrevista conjunta Steve Jobs aconsejaba a Mark Parker centrarse en un puñado de buenos productos (por entonces Apple era una empresa de 30 billones de dólares con menos 30 productos). Nike necesitaría miles de productos para llegar a la misma cifra.

Parker propone reducir los productos manteniendo las opciones, algo que suena bien pero parece dificil de cumplir.

-SPEED AND AGILITY. Nike ha comprobado (a base de palos) que la velocidad de desarrollo de un producto es la clave. Te permite reaccionar a las necesidades de los clientes y reducir al mínimo el stock. Nike está implementando un programa llamado The Express Lane que permite realizar en semanas lo que hasta ahora se realizaba en meses. Una respuesta al estilo Inditex. El primero de los productos desarrollados bajo el sistema The Express Lane ha sido la LunarCharge.

Editar productos y ser veloces, dos patas de una estrategia que puede ser acertada pero tiene poco del espíritu rebelde de Nike, aquellos que no se planteaban qué quería el consumidor.

breaking2_group_lelisa_zersenay_eliud_original

Cuando Roger Bannister consiguió bajar de los 4 minutos en la milla en 1954, consiguió romper una barrera que para muchos era insalvable. Sin embargo, todo lo que había hecho era demostrar que se podía hacer, en el siguiente año ya había 24 corredores que bajaban de los 4 minutos.

Ahora es Nike quien quiere capitalizar el colapso de la nueva barrera: las dos horas en maratón. Breaking2 es un programa que apoya a Eliud Kipchoge, Lelisa Desisa y Zersenay Tadese y le rodea de biomecánicos, entrenadores, diseñadores, nutricionistas, fisiólogos y psicólogos deportivos para intentar mejorar cada detalle para bajar de esas dos horas. Llevar al atletismo el estilo del equipo Sky de ciclismo. En cualquier caso, el desarrollo de productos para estos corredores se aplicará en los que encontraremos en las tiendas en los próximos años.

1793042-37858131-2560-1440

La idea parece perfecta para Nike, loca, combativa y con un punto de arrogancia. Algunos recordarán la historia de Philip Boit, un mediocre atleta keniata que en 1996 recibió la visita de un equipo de Nike en Eldoret. Buscaban a un atleta que pudiera convertirse en el próximo campeón del mundo de esquí de travesía. Después de un par de años de entrenamientos sin nieve, Boit se convirtió el primer keniata en participar en unos Juegos Olímpicos de Invierno y llegó en último lugar en los 10km de Nagano.

El proyecto Breaking2 parece igual de arriesgado pero menos loco. En cualquier caso, el riesgo lo corren ellos, a nosotros nos da un montón de historias.

Tobie_Vaulting_hd_1600Hace justo 20 años el pertiguista de la foto veía como medio mundo hablaba de uno de sus trabajos. El tipo en cuestión se llama Tobie Hatfield y algunos años después desarrollaría el concepto Free y el sistema FlyEase para que personas con movilidad reducida pudieran ponerse unas Nike fácilmente. Pero en 1996 Tobie Hatfield solo era un antiguo pertiguista que no había podido superar los 5.30 que había saltado su hermano mayor.  Se había dedicado a entrenar en Asia y Estados Unidos antes de que en Nike quisieran aprovechar sus conocimientos de calzado y cultura asiática para enviarle a supervisar fábricas. En Nike también seguía a la sombra de su hermano, el diseñador de las primeras Air Max y de la mayoría de las Jordan.

Tobie era el puente entre Nike y los atletas que debían participar en los Juegos de Atlanta 1996 y el favorito para hacerse con dos medallas de oro era Michael Johnson. Su prioridad eran los atletas, pero marketing también le pedía productos que pudieran tener cierta visibilidad durante los Juegos.

La idea de Hatfield era crear una zapatilla con un acabado que imitara a un espejo. En algunos trucos de magia se utiliza un espejo cerca del suelo para simular el vuelo. Incluso la primera saga de Star Wars utilizó ese truco. Una zapatilla que tuviera la apariencia de un espejo te haría pensar que Michael Johnson volaba.

gDgIl

El equipo liderado por Hatfield estuvo 8 meses desarrollando un material que fuera perfecto para la potencia de Johnson y que luciera como un espejo. Cuando le presentaron los últimos cuatro prototipos de espejo, Michael Johnson preguntó "¿por qué me habéis preparado zapatillas plateadas? En Atlanta voy a conseguir dos oros, no platas." Nike tenía en la recámara una zapatilla dorada y otra morada, su color favorito. En 10 segundos Michael Johnson rechazó las cuatro zapatillas plateadas y decidió usar la morada en los trials y la dorada en los Juegos.

El 1 de agosto de 1996 el antiguo pertiguista Tobie Hatfield veía como aquellas zapatillas doradas de Michael Johnson batían el record del mundo de los 200 metros, solo un par de días después de haber conseguido el oro en los 400. Las zapatillas doradas de Michael Johnson aparecían en cada portada. Dos detalles curiosos: no tenían nombre específico, por lo que pasaron a ser conocidas como "las zapatillas doradas", y MJ tiene algo en común con otro MJ; el pie derecho era media talla mayor para adaptarse a los pies de Michael Johnson.

78

rxph3voqompowwrfqnig

Nike intentó tirar de la imagen de Michael Johnson creando para él una espectacular zapatilla de entrenamiento, la Zoom JST, clara fuente de inspiración para la Free Mercurial Flyknit de Olivier Rousteing.

zoom jst

Incluso intentó relacionar a Michael Johnson con la Zoom Spiridon en un curioso anuncio. Pero algunos colores de las Spiridon ¡tenían logo plateado! Afortunadamente veremos una reedición con logo dorado, tal y como había intentado la tienda Opium en una edición limitada que nunca llegó a ponerse a la venta.

Tan desapercibidas como su JST y la propia Spiridion fue su zapatilla para las pruebas clasificatorias de los Juegos. Una zapatilla con el mismo efecto brillante pero en un acabado morado. Nunca sabremos es si la primera Huarache, que el propio Michael Johnson anunciaba, era morada por elección personal del corredor.

tumblr_njg9xim4oa1tqyn80o1_1280

g_louis_576x324

El señor de la foto es Spiridon Louis, un vendedor de agua griego que pasaría a la historia por una hazaña deportiva a pesar de que solo participó en una prueba atlética en toda su vida. Y la prueba era el primer maratón olímpico de la era moderna en 1896. Parece curriculum suficiente para dar nombre a unas zapatillas y Spiridon lo hizo con algunas más.

1984spiridonracing

La primera fue la Nike Spiridon, una racer pensada para los más rápidos. Ingrid Kristiansen corría con las Sock Racer, Alberto Salazar ayudaba a desarrollar la Nike Eagle y el portugués Carlos Lopes lo hacía con la Spiridon. Mientras preparaban prototipos para Los Angeles 84, Nike le propuso crear un Special Make Up rojo y verde, a juego con el uniforme de Portugal. La respuesta de Lopes fue digna de Muhammad Ali. ¿No sería mejor hacerlas doradas, a juego con la medalla que voy a conseguir? La Spiridon Gold debía ser un modelo específico para Carlos Lopes, pero después de ganar el oro olímpico en 1984 y batir el record del mundo en 1985, acabó teniendo una versión masiva.

Screen Shot 2014-08-12 at 11.39.58

Screen-shot-2011-09-30-at-3.41.41-PMEl dorado es el único punto de unión con la siguiente Spiridon. En 1997 Nike preparó una zapatilla para Michael Johnson, que un año antes había ganado dos oros en Atlanta calzando unas zapatillas doradas. En principio la zapatilla se desarrolló como modelo de entrenamiento para un velocista como Michael Johnson, lo opuesto a una zapatilla para un maratoniano. Diseñada por Christian Tresser, un nombre casi olvidado porque solo estuvo un par de años en Nike, aunque le dio tiempo a diseñar Spiridon, Air Max 97 o la futbolera Air GX, con la que compartía swoosh brillante. Tresser pasaría por adidas, donde diseñó algunas de las primeras Crazylight y Adizero y actualmente trabaja para Newton.

La Spiridon noventera tiraba de Zoom Air como tecnología innovadora y presumía también de ser la primera zapatilla realizada completamente en malla, aunque se tratara de una malla completamente distinta a los que estábamos acostumbrados. El motivo para llamar Spiridon a una zapatilla sin relación alguna con su predecesora y no diseñada para correr maratones sigue siendo una incógnita.

Nike-Zoom-Spiridon-Retro-2

El tercer momento Spiridon llega en 2003 con el desarrollo del Zoom. Esta nueva Spiridon tampoco era una zapatilla con la que acabar un maratón, pero era sorprendente por el uso del Zoom visible enjaulado (Caged Zoom) y por una nueva versión en 2005 (Spiridon Plus). Curiosamente, también diseñada por otro completo outsider, Steve Smith, que ha diseñado desde la New Balance 1500 hasta la Reebok Insta Pump Fury.

495515_dsk9wucyunfg2zmhk8fvr7stw
495515_giaxd_abb48xb6agecpfp0icr

Tres décadas, tres conceptos completamente distintos. Una Spiridon en los ochenta para maratonianos que sigue siendo recordada como una de las mejores racers de la historia, una Spiridon en los noventa para un cuatrocentista y Spiridon en el siglo XXI que parecía concebida como un ejercicio de diseño. Cuidado, ahora llegan los retros.

 

Hace algunos meses Nike anunció a bombo y platillo la vuelta de la línea ACG.

ACG era una de las colecciones míticas de Nike que durante mucho tiempo estableció los cánones de lo que debía ser el producto pensado para la montaña. Y no es un modo de hablar. ACG se creó  a la vez que nacían algunos deportes de montaña y aun nadie tenía muy claro cómo debían diseñarse los productos para ellos. Una zapatilla para correr por la montaña ¿debía tener caña baja como una zapatilla para correr o de caña alta como las botas de montaña? ¿Debían llevar membranas impermeabilizadoras o debía permitir la entrada de agua y secarse rápidamente?

En los últimos tiempos Nike había recuperado su pasión por la montaña, con una correctísima línea de trail. Sin embargo, cuando se anuncia la vuelta de ACG, vemos una espectacular colección diseñada por Errolson Hugh, de Acronym. Espectacular…pero sin ninguna relación con la ACG original.

445

Hace algunas semanas Nike anunciaba la vuelta de Nike International, la línea que llevaban los corredores del club de atletas creado en 1989 por la marca del swoosh. Para algunos, el logo con el globo de Nike International era lo que veías a tus atletas favoritos y lo que podías llevar en tus intentos de emularles.

Sin embargo, la anunciada vuelta de Nike International no llegará a las pistas de atletismo. Con algunas prendas muy interesantes, se sitúa muy lejos del atletismo y de aquellas prendas de los noventa.

Sergey-Bubka-pole-vault-2

El tercer caso ha llegado con Athletic West, un equipo creado por Nike a finales de los setenta para plantar cara a los atletas del otro lado del telón de acero. Se recupera el logo de Athletic West, pero parece colocado al azar, en productos sin relación alguna con el club en el que vimos a Alberto Salazar o Mary Decker.

decker

Athletic West, Nike International, ACG. Tres casos en los que Nike recupera nombres y logotipos antiguos pero sin ninguna relación con las colecciones originales. Un ejercicio de storytelling alejado del producto. Si no recuperan la idea de la primera ACG o de aquellos clubes de atletismo, mejor sería no usar en vano el nombre de dios.

13.05.01

Ayer me congracié con Nike. Y fue gracias a Instagram.

Cuando comenzó a interesarme Nike lo hizo por su lenguaje. Era de barrio, gamberra, irreverente. Era un gran corporación que hacia lo que hoy día no se atreven a hacer ni las llamadas marcas de Street Wear. Y a diferencia de otras muchas marcas, resultaba creíble. Luego, cuando pude conocer algo más de la historia de la marca, aprendí que era creíble porque venía de unos tipos que realmente pensaban así.

Y había más. Los productos se diseñaban siguiendo esa idea. Sus productos eran revolucionarios porque la idea de la que surgía todo era igualmente revolucionaria.

Hace algunos años Nike dejó de ser así. Para llegar a mas gente comenzó a moderar el lenguaje. Con el tiempo aquella marca que contrataba a Charles Barkley se convirtió en la marca de Ned Flanders, el vecinito de los Simpsons. Cuando eres oficialista y correcto llegas a mas gente pero no interesas a nadie. Y Nike en algunos momentos ha dejado de interesarme.

Una de las ultimas entradas en Instagram dice “Rock out with my sock out”, parafraseando a la Sock Dart y a “Rock out with my cock out”, una frase que asustaría a tus padres y que pocas marcas se atreverían a colocar en un anuncio. Y no se qeda ahi. Los comentarios tenian respuesta.

Evidentemente, no va mas allá de una estrategia de marketing, pero al menos si que parece algo mas cercano a los orígenes de Nike, cuando un montón de tipos en pantalón corto y camisas de flores se reían de las marcas que se mostraban orgullosos de ser patrocinadores oficiales de los Juegos Olímpicos.

Si vuelve la Nike rebelde de hace 30 años estaré encantado. Aunque sea un suicidio comercial

Los Juegos Olímpicos tienen un problema fundamental: el Comité Olímpico y su afán por controlar la publicidad. Una marca cualquiera puede pagar a un deportista o una federación pero nunca podrá usar como publicidad nada relacionado con los Juegos Olímpicos. Los propios atletas deben firmar la regla 40 "ningún competidor, entrenador, instructor o funcionario que participa en los Juegos Olímpicos puede permitir que su persona, nombre, imagen o actuaciones deportivas sean explotados con fines publicitarios durante los Juegos Olímpicos". Eso implica que ningún deportista puede darle visibilidad a la marca que le paga.

Por eso las marcas intentan hacerse visibles sin entrar en conflictos con el Comité Olímpico Internacional. En 2012 Nike lo hizo con el color. En una competición en la que era casi imposible mostrar un swoosh fuera de lugar, al menos podías saber que si las zapatillas eran de un amarillo neón, posiblemente fueran Nike. Una idea desarrollada por Martin Lotti, el diseñador de las Air Max 360.

En 2016 Nike da un paso más, no será un color sino una combinación que va del rosa al neón o para ser más específicos, del hyper punch pink al volt. Visibilidad extra.

Fa16_Rio_Swoosh_RGB_lg_f.psd_originalFA16_RN_Olympic_Competition_Collection_HR_Grey_original(1)

5 Comments

untitled-9781501135910_hr

La lista de empresarios innovadores suele estar encabezada por Steve Jobs y continúa con Mark Zuckerberg o Jeff Bezos, pero en pocas ocasiones se habla de Phil Knight, el fundador de Nike. El motivo puede ser que el ejemplo ahora mismo deben ser empresas relacionadas con nuevas tecnologías, pero también es cierto que Knight siempre ha intentado mantenerse en un segundo plano. Hasta hace algunos años era prácticamente imposible encontrar una simple entrevista, por lo que todo lo que sabíamos de él venía de aquellos que habían trabajado con él y habían abandonado Nike. Y todos contaban lo mismo; Phil Knight no perdona a quien abandona Nike.

Una vez anunciado que Knight dejará la presidencia de Nike era el momento de dar su particular visión del nacimiento de la marca. Shoe Dog no es un libro sobre zapatillas pero gracias a él se comprende mucho de lo que ocurrió en Nike hasta que la compañía se hizo pública. No hay demasiados datos nuevos, cualquier lector avanzado conoce casi todos los detalles de libros como Bowerman and The Men From Oregon, Swoosh, Out Of Nowhere o Los Hombres que hicieron la historia de las marcas deportivas. Solo hay un puñado de historias nuevas; el motivo por el que las cajas de Nike eran naranja, el significado de 6453, cómo bautizó a las primeras Nike o que Frank Rudy mantenía un diario de sus movimientos intestinales y su vida sexual. ¿?¿?¿? Ninguna información relevante para un sneakerhead actual.
Lo que sí se aprende es mucho del estilo directivo de Knight. Lejos de ser un micromanager, sus opciones eran elegir al trabajador adecuado y proponerle una misión. Quizás por eso la figura de Knight nunca ha sido un ejemplo de entrepreneur todopoderoso, Knight propone y deja hacer. No es alguien con ideas claras sobre el proceso completo y una vez recorrido el camino tampoco tiene muchas ideas claras de cómo ha ocurrido.

Las ausencias van más allá de las zapatillas (no esperes demasiados datos sobre ellas). Mientras el primer empleado de Nike, Jeff Johnson, tiene un peso importante en la narración, el segundo, John Bork, es casi ninguneado. El motivo (los que lean el libro lo sabrán) puede estar relacionado con el fin de su relación. Otro nombre que aparece en pocas ocasiones es el de Geoff Hollister, el cuarto empleado de Nike y durante una época mano derecha de Bowerman. Pero quizás la ausencia más destacada es la de Peter Moore, al que Knight nunca perdonó que se convirtiera en CEO de adidas America. Rob Strasser tuvo que morir para obtener el perdón de Knight. Quizás Shoe Dog sería muy distinto si hubiera pasado el tiempo para Knight pudiera perdonar. El libro termina en 1980, cuando la compañía se hace pública, parece que Knight no tiene demasiado interés en contrar lo que ocurrió después. Como si allí acabara la diversión.