nike

Los Juegos Olímpicos tienen un problema fundamental: el Comité Olímpico y su afán por controlar la publicidad. Una marca cualquiera puede pagar a un deportista o una federación pero nunca podrá usar como publicidad nada relacionado con los Juegos Olímpicos. Los propios atletas deben firmar la regla 40 "ningún competidor, entrenador, instructor o funcionario que participa en los Juegos Olímpicos puede permitir que su persona, nombre, imagen o actuaciones deportivas sean explotados con fines publicitarios durante los Juegos Olímpicos". Eso implica que ningún deportista puede darle visibilidad a la marca que le paga.

Por eso las marcas intentan hacerse visibles sin entrar en conflictos con el Comité Olímpico Internacional. En 2012 Nike lo hizo con el color. En una competición en la que era casi imposible mostrar un swoosh fuera de lugar, al menos podías saber que si las zapatillas eran de un amarillo neón, posiblemente fueran Nike. Una idea desarrollada por Martin Lotti, el diseñador de las Air Max 360.

En 2016 Nike da un paso más, no será un color sino una combinación que va del rosa al neón o para ser más específicos, del hyper punch pink al volt. Visibilidad extra.

Fa16_Rio_Swoosh_RGB_lg_f.psd_originalFA16_RN_Olympic_Competition_Collection_HR_Grey_original(1)

5 Comments

untitled-9781501135910_hr

La lista de empresarios innovadores suele estar encabezada por Steve Jobs y continúa con Mark Zuckerberg o Jeff Bezos, pero en pocas ocasiones se habla de Phil Knight, el fundador de Nike. El motivo puede ser que el ejemplo ahora mismo deben ser empresas relacionadas con nuevas tecnologías, pero también es cierto que Knight siempre ha intentado mantenerse en un segundo plano. Hasta hace algunos años era prácticamente imposible encontrar una simple entrevista, por lo que todo lo que sabíamos de él venía de aquellos que habían trabajado con él y habían abandonado Nike. Y todos contaban lo mismo; Phil Knight no perdona a quien abandona Nike.

Una vez anunciado que Knight dejará la presidencia de Nike era el momento de dar su particular visión del nacimiento de la marca. Shoe Dog no es un libro sobre zapatillas pero gracias a él se comprende mucho de lo que ocurrió en Nike hasta que la compañía se hizo pública. No hay demasiados datos nuevos, cualquier lector avanzado conoce casi todos los detalles de libros como Bowerman and The Men From Oregon, Swoosh, Out Of Nowhere o Los Hombres que hicieron la historia de las marcas deportivas. Solo hay un puñado de historias nuevas; el motivo por el que las cajas de Nike eran naranja, el significado de 6453, cómo bautizó a las primeras Nike o que Frank Rudy mantenía un diario de sus movimientos intestinales y su vida sexual. ¿?¿?¿? Ninguna información relevante para un sneakerhead actual.
Lo que sí se aprende es mucho del estilo directivo de Knight. Lejos de ser un micromanager, sus opciones eran elegir al trabajador adecuado y proponerle una misión. Quizás por eso la figura de Knight nunca ha sido un ejemplo de entrepreneur todopoderoso, Knight propone y deja hacer. No es alguien con ideas claras sobre el proceso completo y una vez recorrido el camino tampoco tiene muchas ideas claras de cómo ha ocurrido.

Las ausencias van más allá de las zapatillas (no esperes demasiados datos sobre ellas). Mientras el primer empleado de Nike, Jeff Johnson, tiene un peso importante en la narración, el segundo, John Bork, es casi ninguneado. El motivo (los que lean el libro lo sabrán) puede estar relacionado con el fin de su relación. Otro nombre que aparece en pocas ocasiones es el de Geoff Hollister, el cuarto empleado de Nike y durante una época mano derecha de Bowerman. Pero quizás la ausencia más destacada es la de Peter Moore, al que Knight nunca perdonó que se convirtiera en CEO de adidas America. Rob Strasser tuvo que morir para obtener el perdón de Knight. Quizás Shoe Dog sería muy distinto si hubiera pasado el tiempo para Knight pudiera perdonar. El libro termina en 1980, cuando la compañía se hace pública, parece que Knight no tiene demasiado interés en contrar lo que ocurrió después. Como si allí acabara la diversión.

Captura de pantalla 2014-06-02 a la(s) 22.56.28

Ayer fue el último día de trabajo de una persona muy influyente. Evidentemente no hablo del rey de España sino de Peter Fogg, uno de los grandes diseñadores de Nike, que ayer hizo pública su jubilación. Su llegada a Nike coincidió con la explosión de la que a mi juicio es la línea más rompedora de la historia de Nike, ACG y sus trazos se ven en zapatillas tan míticas como la Humara, Terra Albis, Terra Sertig, siguió con la Pegasus hasta llegar a la Hyperdunk.

Por extraño que parezca, este señor es un absoluto desconocido para la mayoría de los aficionados a las zapatillas. Incluso me avergüenza que la entrevista en dos partes que le hicieron en solecollector tenga tan solo 10 visualizaciones (y creo que la mitad son mías). Que su retirada al menos sirva para que alguien más vea los bocetos de los que salieron la Tarahumara o la Albis.