Cómo los nazis ayudaron a Nike

max95

Desde el principio de los tiempos, los skinheads de tendencias hitlerianas llevaron adidas además de sus imprescindibles botas Doc Martens. Supongo que relacionar adidas con su pasado alemán era fácil. Podrían haber elegido cualquier otra marca alemana pero fue adidas. Llegó el momento en el que la imagen del skin con adidas Samba negras era casi un estereotipo para la policía, era el sujeto al que debían vigilar.

Y los skins tuvieron que cambiar. Dejaron de lado sus adidas y pasaron a New Balance. El motivo nunca estuvo claro, pero asociar la “N” de las zapatillas con la inicial de la palabra Nazi es muy fácil. Recuerda que son tipos que no se caracterizan por su inteligencia. Son nazis y pone una N. Para los hooligans británicos, además, el orgullo de la fabricación en su patria era un motivo más.

Cuando la marca quiso reaccionar ya era tarde. En Alemania o Inglaterra identificaron comercios en los que se vendía su producto junto a otras marcas relacionadas con el movimiento skin (Londsdale, Martens, Thor Steinar o Fred Perry) y dejaron de proveerles. Se convirtió en patrocinador principal de eventos relacionados con homosexuales o refugiados para quitar esa imagen.

Pero el daño ya estaba hecho, New Balance era una marca nazi a los ojos de muchos, que preferían llevar cualquier otro logo. En ese momento, casi por casualidad, aparece en escena la Nike Air Max 95, la primera Air Max que arrasó en España. ¿Cuántos de ellos buscaron en Nike una marca sin referencias políticas? ¿Cuántos estaban cansados de unos diseños similares y unos precios desorbitados?