Editorial; la frase que cambió mi vida

weaponmReconozco que pasear con alguien como yo debe ser complicado. Y no te rías porque posiblemente sea igual contigo. Miramos zapatillas, entramos en un puñado de tiendas. Y poco más. Porque cuando entramos en una, intentamos demostrar a quien nos acompaña que sabemos todo sobre cada una de las zapatillas que puedas encontrar allí. Es el precio que hay que pagar por salir a la calle con alguien como nosotros.

De repente, esa persona que va contigo, esa que hace como que te escucha, aparece como tocada por un rayo de luz cuando dice “mira qué zapatillas tan bonitas” mientras se acerca a unas Converse Weapon. Falsa alarma, la que le gusta no es la original de Magic, ni la de los colores de Bernard King, ni siquiera la de Larry Bird. Se acerca a una Weapon en los colores que se llevan esta temporada, en tonos verdeazulados. Sin historia. Solo para aprovechar el color del momento.

Entonces es cuando muestro mis conocimientos; le cuento la historia de las Weapon, cómo surgieron para responder a la Jordan I (esa historia ya se la sabe), eran las zapatillas de los mejores jugadores de la NBA y como Magic y Bird entablaron amistad a raíz de un anuncio de esa misma Weapon. La manera de respetarla es recuperar los colores y siluetas originales.

-Bueno, sí, la historia es muy buena. creo que ya me la habías contado antes. Pero me gustan más las de tonos verdes.

Segundo intento. Tu respuesta va por el mismo camino. Esta vez te notas un poco menos pausado. Pero vuelves a repetir el tema de las ediciones Originales y todo eso. Incluso utilizas el recurso de los anillos de Magic y Bird. Pero ella va a decir unas palabras que cambiarán por siempre tu manera de ver las zapatillas.

-Pero estas me pegan con el bolso.

Ahí lo tienes. Un motivo tan valido como cualquier otro. Le gustan y ya está.

Es el motivo por el que compran las zapatillas la mayoría de compradores de zapatillas. Cierto, una vez que le cuentas la historia, miran dos veces la púrpura y dorada de Magic. Has conseguido que las vea de otro modo. Pero sigue sin pegarle con nada. Al fin y al cabo, yo puedo saber mucho de zapatillas, pero cuando voy a comprar unos pantalones no tengo ni la menor idea de quien los diseñó. Cuando compro una camisa tampoco sé en qué están basados los estampados florales y tampoco sé si la lechuga que he pedido provenía de un cultivo orgánico o si mi peinado es un tributo a un rito de iniciación chamánico.

Así que cuando veas a alguien con unas zapatillas indignas, imagina lo que podría pensar él de tus vaqueros, tu peinado o la música que escuchas. Y si crees que en todo eso tienes un gusto exquisito, quizás sea el momento de salir a la calle y tirarte al barro.

Yo estoy buscando un bolso que le vaya bien a las Weapon de Magic.
Purple-Bag-Front

 

  • Marxs

    Ja. Excelente. El problema en verdad son aquellos que se la dan de exquisitos de las zapatillas y despúes andan chapuceando con unas ASICS o NBs de Fieg creyendose superior a otros o que saben de zapatillas.

  • SneakerHead23

    Que bien cuentas historias amigo, completamente identificado contigo. Mira que me he reído leyéndolo jajaja

  • Dragon1708

    Clap, clap, clap! Grandísima entrada.
    A veces la realidad puede ser devastadora.