Kickstories: adidas adicolor


El fundador de adidas, Adi Dassler había muerto en 1978 y con él, un modo de vender zapatillas. Sí, zapatillas, porque para Adi Dassler, todo lo que necesitabas para hacer deporte eran unas buenas zapatillas con tres franjas. La ropa era algo accesorio. La moda era algo superfluo.
En los ochenta, adidas era una compañía con ganas de renovarse. Lo intentó con la moda y viendo el resultado 30 años después, parece que acertaron.
Una de sus primeros intentos fue la adicolor, una zapatilla que facilitaba algo que surgió en las canchas de Harlem. Como cuenta Bobbito García en "Where´d You Get Those?" todos querían tener un modelo exclusivo y era habitual decorar las zapatilla propias con rotuladores. Adidas intentó hacerlo posible para todos con la adicolor, una zapatilla completamente blanca que venía acompañada por un paquete de rotuladores (casi tan interesantes como la zapatilla misma). En cuanto al diseño, destacar la ojetera plástica "ghilly".
Como suele ocurrir en estos casos, los potenciales clientes la rechazaron, mientras seguían pintando las franjas de Campus y Superstar. Tampoco eran unas zapatillas pensadas para el rendimiento deportivo, por lo que quedaron como una curiosidad del momento.

El concepto Adicolor volvió en el siglo 21, cuando un puñado de artistas fueron elegidos para customizar la reedición. Peter Saville (el diseñador gráfico unido a Joy Division) tuvo una de las ideas más simples y atrevidas. Cuando adidas le envió un briefing de un folio explicando qué quería, él pensó que "lo más adicolor" que podía hacer era colocar esas palabras en los cordones, manteniendo el resto en blanco.


Aunque la más deseada sigue siendo la de Jeremy Scott tomando diseños de Keith Haring. No solo tuvo una edición en nuevos materiales llamada "adicolor H" (en la foto principal), también tuvo versiones low para la rana Gustavo y más tarde ampliada a otros modelos de adidas.