Kickstories: adidas Gazelle

Cuando eres la indiscutible número uno, cuando eres la marca que todos respetan, admiran y copian, cada uno de tus pasos es imitado. En 1968 adidas era la coca cola del deporte. Puma comenzaba a decaer, Nike no había nacido, Tiger se quedaba en Asia y sólo Converse podía competir con ellos en mercados como el baloncesto profesional.
En ese contexto aparece la adidas Gazelle, una zapatilla sin un propósito único. No se trataba de una zapatilla para practicar un deporte en concreto, sino que podías utilizarlas para cualquier ejercicio. Pero lejos de ser el germen de un modelo multideporte como la Nike Cross Trainer, no era una zapatilla técnica sino una all-around. Curiosamente, dio nombre a una colección de zapatillas de running e incluso ha tenido versiones de skate.
En los ochenta se convirtió en icono de la escena Hip Hop junto a las adidas Superstar, Nike Air Force One y Puma Clyde. En los noventa fue la punta de lanza del renacimiento de la moda retro. El Brit Pop y el Grunge sólo coincidían en las Gazelle. Y la mediasuela es tan baja que parece diseñada para bailar, así que Jamiroquai se encargó de mostrarlas en muchos de sus videos e incluso Madonna era habitual.
La falta de tecnología ha facilitado que sus versiones sean más o menos fieles a la original.