Kickstories: adidas Jabbar

En 1968 nace un equipo de baloncesto profesional en Milwaukee al que llamaron Bucks. Tras un primer año tan malo como se esperaba, eligen con el número 1 del draft a un pivot de UCLA llamado Lew Alcindor que en poco más de un año le daría su primer campeonato. Pronto cambió su nombre por Kareem Abdul Jabbar siguiendo a Khalifah Hamaas Abdul Khaalis, desertor de la Nación del Islam con extrañas ideas sobre la religión. Jabbar no era precisamente una joya publicitaria debido a su carácter introvertido y su conversión al islam, pero era habitual verle en anuncios de Pro Keds, la marca que competía con Converse en los primeros setenta en la NBA.
En 1976 la Superstar ya había colocado las tres franjas como la marca a seguir y Kareem firma por adidas. Después de llevar la versión baja de las Top Ten, se convierte en uno de los primeros jugadores en poner su nombre a un modelo. La zapatilla, muy similar a la Superstar a excepción de la puntera, se desarrolló en Francia, donde Horst Dassler (hijo del fundador) había creado una sección de adidas que le daría sus mayores éxitos. Curiosamente para los estándares actuales, Jabbar jugaba con zapatillas bajas a pesar de ser un pivot que además basaba su juego en el poste bajo.
En la lengüeta, el mismo diseño que adidas solía recrear en sus zapatillas firmadas y que años más tarde Shepard Fairey tomaría como inspiración para sus trabajos como Obey. A pesar de que el nombre de Jabbar ha quedado para siempre asociado a adidas, no fue la última marca que llevó en la NBA, donde se dejó ver con L.A. Gear que no parecía casar con su estilo de vida.