Kickstories: New Balance 576


La segunda década de los noventa fue muy extraña para las grandes marcas de zapatillas. Nike veía que su apuesta por la innovación perdía terreno frente a los modelos retro de adidas y el estilo casual de Puma. Además se creó una nueva corriente que ponía en duda las condiciones de trabajo en las que se creaban las zapatillas de algunas marcas. New Balance, aunque también fabricaba en el sudeste asiático, mantenía su marchamo de marca honesta, gracias al prestigio de los corredores. A finales de 1997 New Balance coloca en Europa 250.000 pares de zapatillas invendibles en Estados Unidos. Un antiguo hit entre los corredores quedaba desfasado con el "tour de force" que suponían los nuevos diseños. New balance tomaba los excedentes y creaba un nuevo modelo de gama baja. Pero sorprendentemente el modelo 576 llega a las tiendas de moda y se convierte en un superventas. Así lo que un día fue una marca de plantillas se convierte en moda gracias a algo en lo que nunca habían pensado. A partir de ahí, mil ediciones, colaboraciones y colores con el habitual buen gusto de la marca.