Kickstories: Nike Blazer

Si la Cortez fue la primera zapatilla de Nike y debía servir para correr, la primera zapatilla para jugar al baloncesto no comparte una historia tan interesante. Los fundadores de la marca, tenían relación con el atletismo, Phil Knight como corredor y Bowerman como entrenador. Además, Bowerman había entrenado equipos de fútbol americano. Pero poco sabían de baloncesto, sólo que era un mercado emergente. Nike era una marca de Oregón, un estado blanco, centrado en las carreras, un deporte blanco. Y el baloncesto era un deporte de negros.
En 1972 el baloncesto profesional, NBA y ABA, estaba repartido entre adidas (que hacía poco había explotado con la Superstar, la primera zapatilla de baloncesto realizada en piel) y Converse, que aún vivía del rédito de las Chuck Taylor. Nike para competir con ellas realizó un diseño sencillo, una silueta limpia y una suela vulcanizada con caña alta.
El modelo tuvo mucha visibilidad sobre todo por el modo de contratar jugadores de Nike. John Phillips fue el primer empleado negro de Nike. Él había conseguido que llevaran Blazers algunos de los Warriors que ganaron la NBA en 1975. Luego serían Elvin Hayes, Spencer Haywood, Rudy Tomjanovich, Alvan Adams, Phil Chenier, Charlie Scott, John Drew, Paul Silas, Lucius Allen y Austin Carr los que se sumaban a un colectivo que cobraban 2000$ anuales más la décima parte de un fondo común al que Nike contribuía con 20 centavos por cada zapatilla de baloncesto de su marca que se vendiera. La idea del "Club Profesional Nike" sería más exitoso que la zapatilla en sí.
Más tarde se convirtió en la zapatilla de George Gervin y de un primer Danny Ainge (que comparte lugar de nacimiento con Nike). La silueta fue cambiando, reforzando la puntera, o estilizando la silueta. El nombre de la zapatilla, Blazer, viene de una de las pocas cosas que Knight y Bowerman conocían del baloncesto, el equipo NBA de Oregón. La versión baja fue llamada Bruin por la universidad de UCLA.
La fiebre retro llegó hasta la Blazer con ganas de cambio. Puede que sea la única zapatilla de baloncesto con una versión para montaña, vintage (en la foto), para deportes de agua, skate, con zoom e incluso una actualización para jugar al baloncesto.
La historia curiosa toma tangencialmente a la Blazer como excusa. Michael Jordan suele contar que en su época como jugador de instituto y universidad, era un fanático de adidas. Sólo se decidió por Nike cuando adidas no mostró ningún interés por él. Una de las pocas fotos de la época del instituto en las que aparece con Nike, lo hace con las Blazer.

One thought on “Kickstories: Nike Blazer

  1. Pero que hace Michael colgado del techo...?

    Buenos dias a todos...! thanks por desvelar otra pieza del gran puzzle que componen la historia de las zapas... me sigue emocionando cada retazo de Nike, lo agresivos y valientes que fueron gestionando cuando estaban por detrás de otras firmas...!

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *