Kickstories: Nike Gold Shoe 1996

Hay años que parecen destinados a traer nuevas ideas. Y no es casualidad que lleguen en años olímpicos, cuando todas las miradas están centradas en un único lugar durante 16 días.
1996 fue el año de Atlanta y de una brutal campaña publicitaria de Nike. Brutal en el sentido más inmediato, ya que mostraba una parte del deporte que no suele verse; sudor, vómitos sangre y un esfuerzo llevado al límite. Tan al límite que incluso el Comité Olímpico Internacional pidió a Nike que retirara la campaña que llenaba Atlanta de proclamas poco acordes con el espíritu olímpico "no ganas la plata, pierdes el oro" o "no estamos aquí para cambiar pins". La versión televisiva colocaba "Search and Destroy" como banda sonora.

La campaña fue retirada cuando algunos miembros del COI se reunieron con deportistas para plantear un boicot. Incluso Michael Johnson pensaba que Nike había llegado demasiado lejos con su imagen contestataria.
Y quizás toda este ruido nos despistó del producto que Nike había preparado para las pistas de atletismo, con tres de las zapatillas más longevas de la historia de Nike, Eldoret, Superfly y Jasari. Pero las que más llamaban la atención eran las zapatillas doradas de Michael Johnson.
Tobie Hatfield pasó horas viendo correr a Michael Johnson, desmontando el mito de que una zapatilla para correr debía estar preparada sólo para los movimientos en una dirección. La presión que ejercía sobre las zapatillas en las curvas era tan fuerte que Hatfield pensó que derecha e izquierda debían tener distintas características (mucho años antes, Adi Dassler había llegado a la misma conclusión para los modelos de salto de altura de Dick Fosbury). No sólo la placa era asimétrica, la parte superior estaba realizada en materiales distintos. Tampoco era necesario que los clavos fueran muy duraderos por lo que se hicieron fijos y tan cortos que no se clavaran demasiado en las curvas, y la suela estaba realizada en Phylon, un material que sólo se utilizaba en media suelas. El punto final lo daba un color reflectante que en los primeras carreras fue del color favorito de Michael Johnson, púrpura. Pero para los Juegos Olímpicos de Atlanta tenía preparada una versión más espectacular. Si era el máximo favorito para el oro, debía llevar unas zapatillas doradas. Tal y como Nike hizo con la Jordan I, la zapatilla de Michael Johnson debía sorprender tanto por su color como por su rendimiento.

Aunque la Gold Shoe no llegó a ponerse a la venta (ni siquiera tuvo un nombre oficial), algunas de las innovaciones se vieron más tarde en zapatillas que pudimos ver en pistas y carreteras de todo el mundo.

  • Carlos S.

    Yo creo que esta zapatilla fue un punto de inflexión en el diseño de una zapatilla de clavos. La cosecha del 96 es muuuuyyy buena.

  • Este comentario ha sido eliminado por el autor.

  • tengo esos pantalones por casa…

    con la goma destensada, una lástima…!!! los guardo con mucho cariño…!

    (por más que veo la zapa, no logro entender que es el pie derecho U_u)

  • Eddie Spaghetti

    Otra gran zapatilla de esa época y relacionada con el Gold Shoe es la JSC original. Fue el modelo que Johnson llevó en los mundiales de Atenas’97, que tenía bastantes cosas en común con la mítica Jasari: montaba la misma suela que ésta pero con una pequeña modificación en el área del talón, y tenía también un concepto de diseño bastante similar (la zapatilla se dividía en dos mitades, llevando la exterior franjas doradas a juego con los cordones).

    Éste modelo a diferencia de la Gold Shoe, si que llegó a las tiendas, junto a la JST, que era un modelo de apariencia similar pero orientada al entrenamiento. Como anécdota, las siglas de la denominación de ambos modelos venían de Johnson Speed Competition, y Johnson Speed Trainer respectivamente.

    Años después se comercializó otro modelo totalmente renovado de la JSC (totalmente negro y con una cremallera dorada) similar al que llevó MJ cuando hizo el record de mundo de 400m en Sevilla’99. Hasta su retirada un año después, creo que MJ llevó siempre éste modelo con variaciones en la combinación de colores, siendo la mas llamativa la de Sydney’00 que era totalmente dorada (parecida a la Gold Shoe original)

    Un saludo y enhorabuena por el blog!

  • Eddie, además de darte las gracias por la clase magistral, te voy a odiar por destrozarme los próximos Kickstories.

  • Eddie Spaghetti

    Vaya lo siento, suelo seguir tu blog, pero es la primera vez que me decido a escribir (en tema de clavos, y sobre todo de MJ soy algo freak). No era mi intención!

    Por cierto, coincido totalmente contigo en que brutal el nivel de Nike durante esos años. No digo que ahora estén de capa caída ni nada parecido, si no que simplemente lo de esos años, y en concreto el ’96 era brutal, tanto en sus productos como en marketing, a mi parecer estaban a años luz de la competencia. El anuncio con el Search & Destroy de los Stooges probablemente sea uno de mis anuncios favoritos de siempre!

    Un saludo!

  • Nada que sentir, señor Spaghetti. Espero más comentarios como el suyo. Y esté atento, porque si le gustan los clavos y 1996 va a tener mucho que comentar en sz9 en los próximos días.

  • Pingback:

    Nike y Michael Johnson te invitan a ser rápido - sz9

    ()