Kickstories: Nike Mercurial


Una de las primeras innovaciones de Bill Bowerman, el cofundador de Nike, fue utilizar nuevos materiales, cambiando la piel de la Nike Cortez por nailon. Las zapatillas de carreras adoptaron rápidamente la costumbre de probar con cualquier material del que pudiera obtenerse alguna ventaja, y a veces con resultados desastrosos.
En el fútbol siempre han sido más reacios a lo nuevo y la piel de canguro fue la norma durante muchos años. En 1998 Nike lleva la idea de Bowerman a las botas de Ronaldo, la estrella brasileña del momento. El estilo de juego de Ronaldo exigía unas botas veloces, más parecidas a una zapatilla de atletismo, algo que Nike sabía hacer perfectamente.
Peter Hudson, que ya había trabajado en zapatillas para Agassi, intentó crear una superficie sintética que mejorara las características de la piel de canguro. En las primeras pruebas se ocultó lo revolucionario de esta bota, manteniendo en secreto que no se trataba de piel. Y muchos probadores afirmaron que era la mejor de las pieles probadas.
Para la salida al mercado siguieron el razonamiento contrario. Ya que el material y el diseño eran muy distintos a cualquier bota del momento, los colores también debían serlo, olvidando el negro tradicional (al menos en aquella época) y optando por una mezcla de plata con los colores de Brasil, aunque también hubo una versión negra más tradicional.
Con la Mercurial Vapor Ronaldo jugó el Mundial de 1998 en la que perdió en la final contra la local Francia.