Kickstories: Nike PreMontreal 1973



En 1972 Bill Bowerman era el entrenador de la selección estadounidense que debía competir en los Juegos Olímpicos de 1972 y era lógico que uno de los elegidos fuera su pupilo Steve Prefontaine, una joven estrella del momento a quien nadie creyó cuando hablaba de conseguir el oro. Y de hecho, era más un deseo que una realidad, porque debía competir contra Lasse Virén. La actitud valiente de Prefontaine en la final del 5000 le llevó a convertirse en un ejemplo para miles de corredores, aunque se quedó en un cuarto puesto que él vivió como una tragedia.
A su vuelta a Oregón, su entrenador Bowerman le tenía preparada una sorpresa, había creado una marca de zapatillas llamada Nike. Prefontaine había pasado su peor momento al pasar de ser un ídolo en Estados Unidos a quedarse sin medalla en Munich. El modo de decirle que tenía cuatro años por delante para entrenar era creando para él unas zapatillas de su nueva marca. El nombre era la clave: PreMontreal. No era las zapatillas "para antes de Montreal" sino las zapatillas de Pre para Montreal. Munich estaba olvidado, era el momento de entrenar para Montreal.

Lo habitual era que la puntera tuviera una pieza para proteger los dedos, pero la costura provocaba heridas a Pre. La PreMontreal era la primera zapatilla con una puntera de una sola pieza, algo que se convirtió en la norma.
Prefontaine tenía una zancada muy poderosa y un pie muy ancho, así que a los lados tenía unas pequeñas piezas para proteger. En el talón, una pieza de goma permitía caminar con comodidad antes de comenzar la carrera. En su afán por eliminar peso, algunas pruebas tenían un swoosh que consistía en una cinta pegada. No contaban con la velocidad de Pre, que dejaba pronto las cintas adhesivas en el suelo.
Bowerman intentó usar todos los consejos de Pre, aunque ni él mismo confiaba en algunos, como los clavos colocados justo en la puntera y que no eran útiles en carrera.
Aprovechando la moda retro running, Nike tomó la parte superior bicolor de la PreMontreal y le colocó una media suela más adecuada para el uso casual y también creó una versión tecnológicamente avanzada con espuma LunarLon.

Las PreMontreal no llegaron a los Juegos Olímpicos de 1976, Steve Prefontaine moriría unos meses antes en un accidente de coche.
En una ocasión, hablando sobre las PreMontreal, le preguntaron a Bill Bowerman si pensaba que Prefontaine hubiera sido un buen consejero para hacer zapatillas. La suya fue la respuesta de alguien que le conoció bien "tenía demasiado fuego dentro, tenía demasiada cosas que decir. Después de todo ¿has visto alguien interesante que se dedique a hacer zapatillas?". Si, Bill, conocemos a alguien.