Kickstories: Nike Zoom Jasari

La zapatilla dorada de Michael Johnson deslumbraba con su color pero escondía soluciones que serían imitadas en zapatillas que acabaron convirtiéndose en mitos. La idea era simple, la curva de una pista de atletismo exige un rendimiento distinto al pie interior y al exterior.
La Jasari tomaba la base de la zapatilla dorada de Michael Johnson, asimétrica, tenía refuerzos diferentes para derecha e izquierda. La zapatilla de Michael Johnson estaba pensada para 200 y 400 así que los refuerzos debían soportar la presión de una curva a máxima velocidad. La Jasari, pensada para pruebas de medio fondo y fondo, debía aguantar las vueltas al anillo con sobriedad pero sin que supusiera un handicap en la recta. Tenía 6 clavos permanentes que Tobie Hatfield redujo hasta el mínimo para conseguir que todos ellos pesaran como uno sólo de una zapatilla tradicional. Pero tenía sus desventajas. Se vendía con un advertencia ya que sólo podía ser utilizada en superficies artificiales. Incluso el camino hasta la pista podía convertir unas Jasari en una zapatilla inútil, ya que los clavos no eran intercambiables.
Pero lo que más llamaba la atención era el corte. Sencillo hasta lo extremo, estaba formada por dos piezas laterales de distinto color que daban un sorprendente efecto en carrera. Las piezas de la puntera, talón, lengüeta y ojetera eran negras, como los cordones que pasaban por tiradores. Como Nike ha hecho en tantas otras ocasiones, el color y el corte eran el resultado de algo más. Si el concepto de zapatilla asimétrica partía de la placa, debía apreciarse también en la parte superior.
Se cuenta que Tony Bignell, diseñador de la Jasari, presentó su obra a Bill Bowerman esperando la aprobación definitiva del maestro, que le respondió sin mucho entusiasmo. Sin embargo, los corredores sí la tomaron como su zapatilla definitiva. Fueron la elección de Daniel Komen, Venuste Niyangabo, Sonya O´Sullivan o Bob Kennedy, a pesar de tener unas zapatillas con su nombre. El único que no guarda un buen recuerdo de ellas es Hicham El Guerrouj, que calzando las Jasari tropezó y cayó al suelo en la que parecía que sería su primera medalla olímpica. Aunque Atlanta 1996 fue el momento para darlas a conocer, muchos de los corredores de Nike llevaban en los Juegos Olímpicos unas zapatillas que mezclaban el corte bicolor, lo más vistoso de las Jasari con una placa de las Nike Eldoret. ¿Alguien podría verlo desde el sillón de su casa? Quizás la placa era demasiado arriesgada para algunos, que prefirieron una más tradicional.
El "Zoom" del nombre no se refiere al tipo de amortiguación sino a una línea de Nike que comenzó muchos años antes en las zapatillas de clavos. La velocidad fue lo que hizo que el sistema de amortiguación más rápido de Nike acabara llamándose Zoom.
En 2000 Nike usó la placa en la Jasari Plus, una zapatilla completamente negra que impactaba por su recio y tradicional diseño, y corredores de elite han usado la placa de la Jasari con distintos cortes creando híbridos de todo tipo.
En 2007 se vió en las calles una Zoom Jasari que tomaba el nombre y el diseño del corte de la Jasari clásica, pero con amortiguación zoom, espuma Cushlon y suela exterior preparada para el asfalto. La versión iD fue lo más cerca que podíamos estar de tener nuestras propias Jasari. Los rumores sobre su vuelta son constantes, pero son muchos los que guardan algún par para la carrera soñada.

  • Carlos S.

    En los coches está el Ford Mustang del 67, en guitarras la Fender Stratocaster, en violines los Stradivarius, jamón el de Jabugo, en los cuadros “La noche estrellada” de Van Gogh… y en clavos las Nike Jasari.

  • cierto es!