El lío de las Air Max y Bill Cosby

Hoy es el Air Max Day, una celebración que comenzó con fuegos artificiales y que ahora no enciende ni una vela de cumpleaños. Afortunadamente, la repetición de supuestas ediciones especiales no podía durar mucho más y Nike ha optado por convertir esta celebración en algo menos ruidoso. Sin embargo, hay historias que siguen sin contarse.

¿Por qué es el 26 de marzo?

Aunque se diga que es la fecha oficial del lanzamiento de las primeras Air Max, en 1987 no había fechas oficiales de lanzamientos (suele decirse que la Air Max 180 es la primera, en 1991). Entonces ¿qué ocurrió el 26 de marzo de 1987? Fue la primera vez que se emitió el anuncio de las Air Max, que realmente no era solo de Air Max sino que incluía Trainers, Ace y muchas más integradas en el Air Pack. Fue durante la emisión de un capítulo de El Show de Bill Cosby, un nombre con el que no conviene relacionarse hoy.

Además de una estrella de la comedia (y abusador sexual), Bill Cosby fue un atleta decente y un enamorado del deporte durante toda su vida. Mezclándolo todo, organizó torneos de celebridades de atletismo y tenis en el que se incluían a conejitas de Playboy patrocinado por...adidas.

Y adidas también en los pies de Bill Cosby en sus carreras con Florence Griffith o en sus puntuales apariciones con zapatillas en la serie. 

El resto de elenco de El Show de Bill Cosby calzaba indistintamente Reebok, Converse Nike o adidas sin demasiada gloria, aunque habría que mencionar las Trainer SC (o Trainer 3) de Malcolm-Jamal Warner. 

Pero como nadie se libra del mal gusto, Malcolm en los noventa participó en un equipo de celebridades y jugadores llamado en un alarde de mal gusto, Violators.

Equipos con nombres poco adecuados, drogas, abusos sexuales...y una curiosa foto de boda de la esposa en la ficción de Bill Cosby, Phylicia Rashad con Ahmad Rashad (ex jugador de fútbol americano e íntimo de Michael Jordan).

Entre los testigos de aquella boda, Debbie Allen (de Fama, esposa del Laker Norm Nixon), Bill Cosby y O.J. Simpson. Ese día supongo que no llevaban zapatillas.