Nike presenta sus innovaciones para la NBA

La relación entre la NBA y sus uniformes ha pasado por varias épocas en las que los factores ambientales eran tan importantes como el trabajo de las marcas. Durante los ochenta la NBA otorgaba licencias para productos específicos, por lo que varias marcas podían lanzar artículos oficiales. A finales de los noventa los equipos podían vender licencias propias y durante una época podíamos ver camisetas NBA Nike, Reebok, Puma, Starter o Champion. Los diseños pertenecían a los equipos, no a las marcas y en los uniformes de juego no estaban permitidos los logotipos, por lo que los cambios de marca se apreciaban en las replicas, no en las versiones de juego. En 2002 Reebok llega a un acuerdo global con la NBA que le permitía vestir a todos los equipos y más tarde se amplió hasta las réplicas. Cuando adidas compró Reebok, se decidió a alejarla de la mayoría de equipos y se quedó con el contrato NBA. Dos años antes de que finalizara el contrato, adidas hizo público que no lo renovaría.

Desde entonces algunas cosas han cambiado. adidas en 2015 estaba situada en el tercer lugar de ventas en Estados Unidos, por detrás de Nike y Under Armour. Hoy es UA la que parece hundirse, mientras adidas se plantea como objetivo (lejano) arrebatarle el número 1 a Nike.

Nike presentó ayer las ediciones Statement de los uniformes, así como la nueva app, calcetines y hoodies. Tal y como esperábamos, el producto es impactante. Las ediciones Statement son las que los equipos elegirán en los partidos importantes, por lo que son diseñadas para crear impacto.  Aprovecharon los avances testados en los uniformes Vapor que ya hemos visto en la selección estadounidense o española. A partir de ellos se estudió el movimiento, la regulación de la temperatura y el ajuste para adaptarlo a las actuales necesidades, muy diferentes a las de los jugadores de hace una década. La búsqueda de un juego más rápido, menos agresivo, implica también un cambio en las exigencias del material. Según los estudios de Nike, un jugador actual en un partido corre cuatro millas, realiza mil cambios de dirección y salta 42 veces, por lo que creó un triple mapa en 3D que marcara las zonas de sudor, de contacto y aquellas en las que los jugadores necesitan más movimiento. Las pruebas con jugadores llevó a Nike a constatar un dato curioso; los jugadores jóvenes prefieren un ajuste más entallado y pantalones más cortos, en lo que parece un giro a la tendencia de las últimas décadas. A la venta el 20 de noviembre.

La siguiente innovación son las camisetas Nike NBA Connected, a la venta el 29 de septiembre. Se conectan a través de la etiqueta y un chip NFC con una app que permiten el desbloqueo de nuevo contenido, experiencias de jugador y ofertas exclusivas.

El resto de presentaciones de Nike siguen el mismo camino de obsesión por la funcionalidad. Dos versiones de calcetines (relevarán a la marca Stance) centrados en la amortiguación o el agarre (Power Crew y Quick Crew). Habrá acabados diferentes para cada edición de uniforme y serán los primeros en tener el logo de la NBA y el de Nike (o Jordan en el caso de los Hornets). Por otra parte la prenda favorita de Carmelo Anthony, una hoodie diseñada para las sesiones de calentamiento, con cortes que facilitan el movimiento y una capucha sin cordones y malla en las zonas laterales para escuchar al entrenador (en el que caso de que algún jugador NBA lo haga). Nos plantea dudas sobre cómo será acogida por los jugadores NBA no patrocinados por Nike y hasta qué punto es útil, aunque parece destinado más al fan que al verdadero jugador. Como ocurrió en su día con las cintas para el pelo, las mangas o las mallas bajo los pantalones, una nueva prenda aspira a colocarse como imprescindible.

En general, apuesta de Nike por el baloncesto es brillante, solo falta saber si es el momento adecuado. La caída de ventas del material deportivo de las últimas temporadas viene liderada por el escandaloso batacazo del baloncesto. Históricamente, los momentos masivos de productos NBA han estado relacionados con modas que venían de fuera de las canchas, más que de grandes momentos en ella. Gracias al hip hop era más fácil ver una camiseta de Alex English o Wes Unseld en 2002 que en su época de juego.

Nike ya ha hecho una parte del trabajo, un producto impresionante. Ahora queda esperar que el producto licenciado por la NBA vuelva a ser tendencia en los ocho años del presente contrato. Esperar…o hacer algo.

  • blackrabbot

    ostra, KD con la de GSW es supersonics total!!

    • sz9

      No sé si van a vender muchas en Seattle…