Nike React o cuando no necesitamos revoluciones.

Nike y Jordan compartieron tecnología durante sus primeros tiempos, pero la creación de Jordan como marca a finales de los noventa marcó el inicio de una nueva etapa; como marcas distintas, Nike y Jordan tendrían distintas tecnologías o al menos modos distintos de vender la misma tecnología. Jordan 2012, XX8, XX9 usaban tecnología Zoom aunque intentaban ocultar cualquier nombre que le relacionara con Nike, además de desarrollos propios como IPS o Flightplate.

Así fue hasta la Jordan XXX1, que pretendió volver a sus inicios sin miedo a mezclar marcas y logos. Curiosamente, en el peor momento para la imagen de Nike, Jordan vuelve a colocar swooshes en sus prendas. Y no solo vuelven a compartir logotipos, también comparten tecnología.

Hyperdunk 2017 y Super.fly 2017 han sido las primeras zapatillas en compartir React, la nueva tecnología que, junto a ZoomX y Vapormax, pretende revolucionar los sistemas de amortiguación. La Vapormax ha supuesto un divertido cambio estético, el ZoomX ha triunfado en su primera aparición en Breaking2. ¿Y React?

React se presentó como una espuma ligera, resistente y reactiva, de donde se supone que viene el nombre. Podemos decir que es ligera, debemos esperar para ver si es resistente, pero está lejos de ser reactiva. No hace falta ni compararla con otras marcas, no es ni el compuesto más reactivo de Nike. Y no es algo precisamente malo, pero lo presentaron como si aquel nuevo compuesto reaccionara a la velocidad de un antidisturbio el 1-O y en realidad funciona más como un mosso.

Nike tuvo algunas dudas a la hora de incluir Lunarlon en sus zapatillas de baloncesto; React llega directamente al baloncesto como una amortiguación funcional, pero está lejos de ser una revolución. No es la primera vez que una tecnología de Nike va evolucionando mientras se lanzan nuevas versiones, pero deberíamos esperar para conocer el desarrollo.

Hablar de Hyperdunk 2017 y Super.fly 2017 como zapatillas reactivas es alentar una desilusión. Si tuviéramos que destacar un aspecto de ambas, debería ser el agarre, espectacular tanto estética como funcional. React amortigua correctamente, es cómoda desde la primera puesta y permite que la zapatilla sea ligera. Muy recomendables, pero nada revolucionarias. ¿Son necesarias las revoluciones? A veces. Otras veces solo quieres que algo funcione. Y React funciona.