Nike vuelve a su imagen de hace 30 años

13.05.01

Ayer me congracié con Nike. Y fue gracias a Instagram.

Cuando comenzó a interesarme Nike lo hizo por su lenguaje. Era de barrio, gamberra, irreverente. Era un gran corporación que hacia lo que hoy día no se atreven a hacer ni las llamadas marcas de Street Wear. Y a diferencia de otras muchas marcas, resultaba creíble. Luego, cuando pude conocer algo más de la historia de la marca, aprendí que era creíble porque venía de unos tipos que realmente pensaban así.

Y había más. Los productos se diseñaban siguiendo esa idea. Sus productos eran revolucionarios porque la idea de la que surgía todo era igualmente revolucionaria.

Hace algunos años Nike dejó de ser así. Para llegar a mas gente comenzó a moderar el lenguaje. Con el tiempo aquella marca que contrataba a Charles Barkley se convirtió en la marca de Ned Flanders, el vecinito de los Simpsons. Cuando eres oficialista y correcto llegas a mas gente pero no interesas a nadie. Y Nike en algunos momentos ha dejado de interesarme.

Una de las ultimas entradas en Instagram dice “Rock out with my sock out”, parafraseando a la Sock Dart y a “Rock out with my cock out”, una frase que asustaría a tus padres y que pocas marcas se atreverían a colocar en un anuncio. Y no se qeda ahi. Los comentarios tenian respuesta.

Evidentemente, no va mas allá de una estrategia de marketing, pero al menos si que parece algo mas cercano a los orígenes de Nike, cuando un montón de tipos en pantalón corto y camisas de flores se reían de las marcas que se mostraban orgullosos de ser patrocinadores oficiales de los Juegos Olímpicos.

Si vuelve la Nike rebelde de hace 30 años estaré encantado. Aunque sea un suicidio comercial