Esto no es una guía de zapatillas de Buenos Aires

Foto de Rafa Puerta. No es la mejor, pero sí la más adecuada.

Ir a una ciudad nueva para conocer tiendas de zapatillas es un modo muy complicado de perder el tiempo. Complicado y caro. La mayor parte de las tiendas premium del mundo tienen producto similar y la gente que acude a ellas suele seguir patrones idénticos. Puedes comprar una edición ultralimitada en la tienda más especial de NY y posiblemente encontrarás el mismo producto en cien tiendas más cuando llegues a casa, incluso en el hotel si tienes wifi. Si viviera en Buenos Aires posiblemente pasaría el día en Fritzovia pero si voy a pasar unos días allí prefiero otras cosas.

Aunque suene a Coelho, en los viajes prefiero hablar con gente a comprar zapatillas. Con alguna excepción, Argentina no es el mejor lugar para comprar zapatillas, pero tiene algunas historias apasionantes y muchas vienen de su historial político. Sus constantes cambios de gobierno les han llevado del neoliberalismo al proteccionismo pasando por el indefinible peronismo, utilizado a veces como sustantivo y otras como adjetivo. Si quieres hablar sobre Yeezys, también hay una curiosa comunidad asiática.

Sin entrar en discusiones sobre causas y resumiendo al extremo, en la actualidad y a pesar de algunos cambios recientes, Argentina sigue siendo un mercado proteccionista si lo comparamos con lo acostumbrado en Europa (de hecho, algunos gobiernos argentinos han sido sancionados por la Organización Mundial de Comercio).

Durante muchos años, tecnología, calzado y textil han sido obligadas a fabricar parte de su producción en territorio argentino, debían exportar tanto como importaban. Para las grandes marcas deportivas es realmente complicado diseñar zapatillas que puedan ser fabricadas en Argentina, por lo que cada marca intenta salvar las trabas como puede. En ocasiones se crean versiones de sus modelos más básicos “made in Argentina”, aunque debido al alto costo de fabricación el producto llega a tiendas a un precio mucho mayor que las versiones asiáticas. En ocasiones únicamente ensamblan trozos de zapatillas importadas, lo mínimo para poder poner en la etiqueta “made in Argentina”, aunque sea una frase que se esconde porque el consumidor asocia el calzado argentino con producto de baja calidad. Las versiones argentinas se quedan en zapatillas de primer precio como Biscuit o Wardour (no confundir con Max Wardour).Vans fabrica versiones estéticamente idénticas de sus clásicos, pero los distintos materiales y procesos de fabricación las hace ligeramente diferentes (quizás “ligeramente” no sea un término muy apropiado porque la principal diferencia es el peso). Pero la más creativa fue adidas, que para igualar la balanza entre importaciones y exportaciones creó una fábrica de mobiliario para sus propias tiendas que luego exportaba para sus tiendas en el resto del mundo. Exportar muebles para poder importar zapatillas.

Esta situación provoca que un par de zapatillas en Argentina pueda costar un 50% más que en otro mercado, cuando los sueldos son un 20-30% menores que en España. Aunque el calzado no es el que más sufre, el “índice Zara” coloca a Argentina como el país más caro para comprar en las escasas tiendas de Inditex y un iPhone 7 en Argentina se vende por 1800 dólares, 1151 dólares más que en Estados Unidos. Y aun no hemos hablado de la inflación; el IPC interanual en su mejor momento en años ronda el 25%. Evidentemente las políticas proteccionistas tienen un lado positivo pero sus beneficios están relacionados con asuntos que quedan muy lejos de los tratados en este blog.

Argentina y los argentinos son muy interesantes. Si hablamos de zapatillas, es muy interesante encontrar una Sk8 Hi con una pesada suela made in Argentina, ver carteles de pagos a plazos en tiendas de deporte o escuchar las historias sobre cómo consiguen zapatillas en el extranjero como si estuvieran traficando con cabezas nucleares. Si quieres comprar zapatillas mejor esperar a la vuelta a casa, gasta tu tiempo en charlar delante de una fugazzeta.

PD: una idea para adidas, si el mercado de los muebles se agota ¿podrían exportar pizza?

  • Paulo Ibarra

    Estas en Baires???. Veamosnos!!!!

    • sz9

      ¡Ya estoy de vuelta! Pero me quedé con ganas de ver muchas cosas ¡nos vemos la próxima!