El problemático nombre del nuevo edificio de Nike

Nike acaba de anunciar los nombres de los cuatro nuevos edificios de sus oficinas centrales, NYC Garage, inspirado en la herencia deportiva neoyorquina, y tres edificios inspirados en personajes relacionados con el deporte, Serena Williams Building, Mike Krzyzewski Fitness Center y el más sorprendente, Sebastian Coe Building.

El motivo de mi sorpresa es que, mientras Kryzewski y Serena Williams están vinculados a Nike, Sebastian Coe está intentando alejarse de su historia con Nike. Sus grandes años como atleta, su victoria olímpica y sus records del mundo los consiguió con Nike, aunque en sus últimos tiempos se pasó a Diadora. Después de su retirada Coe seguía apareciendo en actividades y promociones de Nike, coqueteó con la política y dirigió la candidatura olímpica de Londres 2012 hasta llegar a la presidencia de la IAAF, donde comenzaron los problemas.

En 2015, la IAAF debía elegir la ciudad que albergará el mundial de atletismo en 2021. La vencedora fue Eugene, una ciudad histórica para el atletismo y también para Nike, lo que dio pie a las sospechas. La sede de Nike, elegida para el campeonato del mundo por un presidente que aparece en anuncios de Nike. El jefe de la federación sueca, que defendía a Gotemburgo como candidata, proponía una investigación y la elección se convertía en un escándalo.

Fue entonces cuando Sebastian Coe anunció que rechazaba su trabajo como embajador remunerado de Nike y desde entonces se ha dejado ver con otras marcas en sus escasas apariciones públicas en zapatillas (ahora es más de llevar corbata). Como presidente de la IAAF debía mostrarse neutral ante las marcas, algo que no hicieron otros grandes directivos históricos como Samaranch, Blatter o Havelange, que percibía un sueldo de adidas. Usar el nombre Coe en un edificio de la sede de Nike es un movimiento extraño porque se trata de un ex-atleta sin relación oficial con Nike, pero también lo es porque coloca al propio Coe en una situación complicada.