Tag Archives: +marcas

adidas ben johnson

Ben Johnson nunca ha sido precisamente un ejemplo de inteligencia ni de manejo del lenguaje y lo sigue demostrando. Según ha afirmado en una entrevista reciente, dió positivo porque se fue de adidas. Hasta 1987, Ben Johnson tenía contrato con adidas, pero fue entonces cuando firmó por Diadora, una marca italiana que le ofreció 2.5 millones de dólares por 5 años, el mayor contrato firmado por un atleta hasta el momento (pero ni así consiguió sonreír, en la foto de abajo). La marca, que ya tenía a Bjorg, Guillermo Vilas, Niki Lauda o Alain Prost, quería dar el paso definitivo al atletismo. Después del positivo de Johnson, Diadora lo intentó con Sebastian Coe.

Según el concienzudo análisis de Ben Johnson, los atletas adidas no daban nunca positivo. Y puede que incluso tenga razón en eso. Y también es cierto que adidas tenía mucho poder dentro de todos los organismos oficiales. Pero también lo es que la mayoría de atletas adidas eran de países del Este. Los contactos de la familia Dassler habían conseguido convertirse en únicos interlocutores de los países comunistas, por lo que todas las selecciones de todos los deportes de todos los países socialistas llevaban adidas. La única gran excepción fue China, donde Nike había conseguido entrar, primero con fábricas y más tarde con acuerdos.

Así que la mayoría de deportistas adidas no daban positivo, pero la mayoría de deportistas adidas venían del Este. Y está bien documentado que estos países tenían un sofisticado sistema para dopar a sus atletas, de tal modo que nunca daban positivo. No porque llevaran adidas, sino porque tenían detrás los mejores laboratorios. En definitiva, parece que el grito de Ben Johnson, 25 años después, no tiene más motivo que el de volver a aparecer en medios.

diadora Johnson_Ben

 

1 Comment

David Falk es recordado como el agente de Michael Jordan y uno de los culpables de que éste se convirtiera en el mayor vendedor de zapatillas de la historia. Pero ya antes había hecho algo parecido con James Worthy y New Balance. Cuando unió a adidas y Ewing, también quería revolucionar el mercado, pero no lo consiguió.
Patrick Ewing terminó su contrato con adidas y comenzó con su nueva marca. Pero todo el ruido que había creado con Jordan, Worthy o el primer Ewing, jugaba en su contra con esta nueva tarea. David Falk ideó la trama. Durante algunos meses, Ewing jugaría con zapatillas completamente blancas. Si hasta ese momento Ewing había sido la imagen casi única de adidas, ahora intentaba esconderse, esperando que llegara el momento para presentar su nueva marca. Una pausa.
Ewing, la marca, llegó con un precio algo menor que Nike y Reebok, las marcas con las que debía competir, aunque con una calidad mucho peor. Sin entrar en la lucha tecnológica, se plantó con diseños que directamente copiaban a la Nike Raid o Reebok Twilight Zone. Su primer modelo, que en principio era completamente blanca, pasó a llamarse "Ewing 33 " en el nacimiento de la marca en 1991.
Ewing, la marca, no consiguió mucha visibilidad en la NBA, pero incluso llegó a vestir al Real Madrid antes de convertirse en una marca para la nostalgia.
David Falk continuó intentándolo con Elton Brand-Converse y Evan Turner-Li Ning.

2 Comments

La importancia de la primera Nike Air Jordan es difícil de explicar hoy día, cuando todo parece ser revolucionario y único. En 1985 la Air Jordan I se convirtieron en el objeto a imitar y casi cada marca intentó responder a su modo. Converse Weapon fue un modo elegante y distinto de hacerlo, pero otras marcas menores lo hicieron más evidente. Sin salir de España, Kelme jugó con la una variación de las Villacampa en los colores de los Bulls. http://seizenine.blogspot.com.es/2009/02/kelme-retro.html
Pony había nacido unos años antes con un espíritu rebelde. Había sido la marca de Muhammad Ali, Earl "The Pearl" Monroe o Darryl Dawkins y encontró en Spud Webb a su hombre más televisivo. En 1986 ganó el concursos de mates de la NBA desde sus 169cm, con unas zapatillas que recordaban mucho a las Air Jordan I, Pony City Wings. Aunque él lo hizo con la versión baja, había también una versión de caña alta. Incluso un logotipo en el tobillo nos hacía pensar en el futuro ganador del concurso de mates.
La ideas salvajes parecían ser del agrado de Horst Dassler, dueño de adidas que vio en Pony una marca adecuada para dar el salto a Estados Unidos. Una parte de las acciones de Pony eran propiedad personal de Horst Dassler.
Ya en el siglo XXI, fue una marca de moda como Diesel la que se hizo con Pony para intentar reflotarla, siendo esta City Wings una de las reeditadas.

2 Comments

Dunlop tiene una sola zapatilla legendaria, pero une sus raíces con la misma historia de las zapatillas. Fundada por John Boyd Dunlop en 1830, Dunlop Rubber Company descubrió un modo de encajar la lona en un compuesto de goma que fue un éxito en la inglaterra victoriana para el ocio. El paso a las zapatillas deportivas se dio en 1928, cuando la marca descubrió que muchos utilizaban esas primeras zapatillas para un uso deportivo. Nació Dunlop Sports Company y poco después su modelo más acertado, Green Flash 1555. El diseño de la suela es muy parecido al que podemos ver hoy día en modelos de alto rendimiento y la puntera plástica se convirtió en el estandar.
El mayor momento de gloria lo tuvo a principios de los treinta, cuando Fred Perry venció en Wimbledon llevando las Green Flash. En los ochenta y noventa volvieron a la actualidad, mucho antes de que llegara la moda retro, recuperada por los que gustaban de una imagen cercana al tenis como un deporte de club.
Quizás no sea la zapatilla que suele aparecer en las listas de las favoritas, pero pocos pueden presumir de haber vendido 25 millones de pares durante casi 80 años.

2 Comments

Cuando a principios de los setenta un grupo de californianos intentaron llevar los movimientos del surf al asfalto, no sabían que estaban creando algo más. La familia Van Doren tampoco sabía que estaba creando un imperio cuando en Marzo de 1966 inauguraba su propia tienda de zapatillas. Lo que la hacía diferente es que las fabricaban ellos mismos, una de las pocas marcas americanas que podían hacerlo. El cliente podía elegir un modelo y color, pasar el día en la playa y volver por la tarde a por sus zapatillas. Incluso podía llevar sus propias telas para fabricarlas con ellas. Con Converse copando el mercado deportivo, Vans se centró en hacerlas distintas y baratas.
Tony Alva y Stacy Peralta eran parte de los Z Boys, un grupo de skaters que le dio al patín a una subcultura propia. Aunque soñaban con zapatillas lujosas y caras, sólo podían permitirse Vans de 2.99$. A pesar de que más tarde fuera habitual verles con Dunks o Jordan I, e incluso sus propias marcas (Powell Peralta), el germen del skate está unido a esas Vans baratas de las que nadie recordaba el nombre (Deck Shoe #44) y que más tarde serían bautizadas como Vans Authentic.
Icono del punk americano, su elección como zapatilla barata pasó a ser una desconocida anécdota para las siguientes generaciones de subversivos adolescentes.