Tag Archives: nike

2 Comments

Cuando se habla de documentales sobre zapatillas, en realidad el espectro se reduce a documentales sobre locos por las zapatillas. Coleccionistas, dólares, reventas, colas parecen ser el tema principal de esos documentales en los que las zapatillas como objeto son lo menos importante.

Abstract, la serie de Netflix, está en las antípodas; ocho capítulos dedicados a diseñadores, desde la ilustración a la arquitectura pasando por la fotografía. Incluir zapatillas ya las coloca en un lugar muy distinto, como un elemento de diseño, no de colección.

La elección de Tinker Hatfield como protagonista del capítulo 2 puede ser polémica, pero entendible desde el punto de vista del espectador, porque más allá de su trabajo, se trata de uno de los pocos diseñadores de zapatillas reconocible para un público medianamente masivo. Si hablamos de diseños, quizás deberíamos buscar a Eric Avar, Peter Fogg o Steven Smith, pero si hablamos de storytelling y capacidad de comunicar, Tinker Hatfield es el referente.

No debe ser fácil conseguir que Tinker Hatfield, Mark Parker y Michael Jordan dediquen su tiempo a contestar tus preguntas y quizás ese es el principal problema. Algunas de las imágenes se centran en el desarrollo de la Nike Hyperadapt, un modelo absolutamente olvidable en la carrera de Tinker. Hablar de la Hyperadapt es el precio que hay pagar para conseguir ciertas cosas, pero es un coste adecuado porque después de todo he conseguido entenderla desde otro punto de vista. Pero para eso habrá que esperar al futuro.

El documental hace un repaso por la vida profesional y deportiva de Tinker, aunque en ocasiones parece demasiado guionizado, como si quisieran crear la historia perfecta y aprobada por Nike. Ni una sola palabra para Peter Moore, el diseñador que queda ninguneado hasta el extremo porque dejó Nike por adidas (algo similar ocurre en Shoe Dog, el libro de Phil Knight). Para crear esa historia incluso se permiten jugar con las fechas. En un momento, Tinker Hatfield repasa la historia de la Jordan XV y habla del momento en el que se diseñaron como uno de los peores de su vida, con las muertes de su padre, del padre de Michael Jordan y Bill Bowerman. La Jordan XV salió a la venta en 1999 el diseño se cerraría meses antes y Bowerman murió en diciembre de 1999. Puede que Hatfield se viera afectado por los últimos momentos de Bowerman, pero no por su muerte.

Alguien que haya leído los principales libros sobre historia de las marcas deportivas conoce casi todas las historias que cuenta Hatfield en el capítulo 2 de Abstract, pero es una oportunidad única para escucharlas directamente de su boca acompañadas de diseños y bocetos nunca vistos. Primeros pasos de Jordan III, VII, XI, Trainer I o Tech Challenge, storyboard de Regreso al Futuro y otras imágenes del archivo de Nike que por sí solas ya merecen la pena. Pero además Tinker Hatfield nos enseña a viva voz las diferencias entre el diseño y el arte, algo que tiraría por tierra las teorías de muchos diseñadores actuales.

Imprescindible para cualquier interesado en las zapatillas y muy interesante para interesados en el diseño general, se coloca en el puesto de honor de los documentales sobre zapatillas, aunque ni así se libra de algún pequeño tirón de orejas.

6 Comments

Algo más de un siglo de zapatillas resumido en una exposición. Eso es lo que pretende “Greatest Sneakers Of All Time”, una exposición patrocinada por Lyst en la que Neal Heard (autor de Trainers, uno de los primeros libros sobre zapatillas) ha reunido a algunos expertos para que seleccionen las mejores zapatillas de la historia (aunque no aclaren qué singnifica eso). El resultado fue este:

1-Adidas Stan Smith
2-Nike Air Force 1
3-converse Chuck Taylor
4-Nike Air Jordan 1
5-Diadora Borg Elite
6-adidas gazelle
7-Nike Trainer 1
8-Puma Clyde
9-Nike Huarache
10-adidas Ultraboost

¿Tiene algún sentido? Sinceramente, no. La misma selección de los expertos ya sería discutible y las listas podrían variar cada 10 minutos. Sin dar a opción a que los autores se expliquen, se antoja un listado abiertamente anglocéntrico, con sorpresas como la Diadora Bjorg en el número cinco.

Con la intención de responder a este “Greatest Sneakers Of All Time”, he preguntado a los que yo considero expertos de distintos perfiles. Paulo Ibarra fue el primer argentino en diseñar para Nike en Oregón y actualmente dirige The Sneaker Protocol, Cristian Ortiz escribe sobre moda y tendencias en Cause I Need It, Vileck es un coleccionista (viejuno, me permito añadir), Marcos Bellavia es honcho del imprescindible Vision Invisible, Quetzal Ramos es un diseñador independiente, David Broc es un periodista con buen gusto, Antonio Moraleda es un acumulador de tendencias eclécticas, Luis Miguel Lozano "Jumi" es uno de los mejores coleccionistas de Europa y un pozo de historias y Eugenio Palopoli es el autor del que para mí es el libro de referencia para conocer la historia de las marcas deportivas. Perdonen la falta de humildad, pero me he incluido en el grupo de expertos. Cada una de las listas ha sido ordenada, puntuada y mezclada para dar con una única lista final.

El resultado es todo excepto LA VERDAD, pero espero que os sirva para hablar un rato sobre zapatillas. Comienza la pelea.

1.-Nike Air Max 1
2.-Converse Chuck Taylor All Star
3.-Nike Air Jordan I
4.-Nike Air Force 1
5.-adidas Stan Smith
6.-Nike Air Trainer 1
7.-Puma Suede/Clyde
8.-adidas Superstar
9.-Nike Air Jordan III
10.-Nike Cortez

¿Curiosidades? Han recibido votos 38 zapatillas de ocho marcas; 22 Nike/Jordan, 6 adidas, 4 Reebok 2 Vans y una zapatilla para Puma, Converse, Avia y New Balance. La lista de 10 en injusta con Reebok, que tiene tres zapatillas en los puestos 11º, 12º y 13º. Por poner en perspectiva el estado actual, solo hay cuatro zapatillas del siglo XXI, UltraBoost, Flyknit Racer, Kobe IV y una polémica Roshe (Presto es de 2000, que oficialmente seguía siendo siglo XX.

La "mejor zapatilla de la historia", la Air Max 1, estaba en el lugar número 25 de la versión inglesa. ¿Es justo? ¿un sacrilegio? ¿no es esto solo una excusa para hablar de zapatillas? Hablen, propongan sus propios decálogos, lloren por las ausencias.

1 Comment

Con la masificación del fenómeno de las zapatillas tenía miedo de que las empresas se convirtieran en marcas políticamente correctas que tratan de no molestar a ninguno de sus potenciales compradores. Históricamente, Nike ha apostado por una imagen de underdog, ellos eran los supuestos perdedores que se revelaban contra el favorito, una imagen que supieron mantener aunque ellos fueran los favoritos. Tal y como hacía Apple en sus buenos años, podía vender mucho pero nunca se comportaba como lo haría IBM. Nike ha apostado siempre por la diversidad y se ha pronunciado públicamente a favor de minorías.

El pasado viernes Donald Trump firmó una orden ejecutiva que prohibía la entrada en Estados Unidos a ciudadanos de siete países de mayoría musulmana. Uno de los afectados es un atleta Nike, Mo Farah. Nacido en Somalia, con ocho años llegó a Londres como refugiado y entrenando en el Reino Unido se convirtió en uno de los mejores atletas del mundo, por lo que su país de adopción acabó nombrándole Caballero del Imperio. Su hermano gemelo, Hassan, no pudo salir de Somalia y puede contar una historia distinta.

Hoy Mo Farah vive y trabaja gran parte del año en Oregón y como otros atletas, pasa alguna temporada en Etiopía. Con las actuales condiciones, Mo Farah no podría volver a Estados Unidos. El asunto llega al extremo de lo absurdo porque Farah tiene nacionalidad británica, por lo que solo le une a Somalia el lugar de nacimiento, suficiente para la nueva política de Trump.

Nike elige posicionarse con una carta a sus empleados firmada por Mark Parker en la que habla de los valores de diversidad de la marca. Por segunda vez, Parker se posiciona contra Trump, aunque eso suponga la posibilidad de que dejen de comprar sus zapatillas sus 62.979.879 votantes.

 

Uno de los mayores éxitos de los últimos años de Nike es también una de las zapatillas más difíciles de encontrar en el circuito zapatillero habitual. No lo tenía fácil porque la Metcon combate en un campo propiedad de Reebok, pero las dos primeras ediciones de la Metcon han arrasado en el deporte de moda (que no es el running sino el CrossFit). ¿He dicho que no lo tenía fácil? Quizás sea ese el punto fuerte de Nike, unas zapatillas de rendimiento prohibidas en ciertas competiciones, me suena que no es la primera vez que Nike juega en ese campo.

Las dos primeras MetCon (nombre que viene de Metabolic Conditioning) diferían solo en pequeños detalles, pero esta temporada han convertido a la MetCon en una línea con dos vertientes, Metcon 3 y Metcon DSX Flyknit. Para presentarlas han llevado hasta Barcelona a Mathew Fraser y Sara Sigmundsdóttir para crear un WOD (una rutina de entrenamiento específico) en el que aprovechan para mostrar la ciudad.

Una zapatilla de rendimiento, atletas de elite, un video bien hecho (y pensado para ser visto en el móvil)...ojalá una historias de estas cada día.

Air_Zoom_Generation_3_hd_1600

Ya es oficial, el 25 de enero llegará a las tiendas la primera reedición de una zapatilla de LeBron James, la Zoom Generation. Habitualmente, Nike no usa el nombre del jugador en algunas signatures, como si estuviera tanteando el mercado ¿hay público para este jugador?  La primera zapatilla de LeBron se llamó Generation, la de Kidd Zoom Flight V, Legacy la de Paul Pierce y Steve Nash tuvo MVP, Trash Talk o Craddle Rock.

El color elegido para la vuelta de la Zoom Generation es ahora llamado "First Game", pero ¿realmente fue su primera zapatilla en la NBA?

Pasemos por alto los partidos de pre-season, amistosos en los que jugó con Jordan IX, III, Huarache 2K3 y dos colores de Ultramatic. Nike no conseguiría vender ediciones retro de las Ultramatic ni aunque fuera una colaboración con Supreme.

El 29 de octubre de 2003 en su primer partido oficial, LeBron se enfrentaba a los Kings en Sacramento, en uno de los estrenos más esperados de la historia de la NBA. Y no llevaba este color, sino white/black/red.

No fue una elección de última hora. Nike había orquestado una campaña publicitaria alrededor de este partido, con un anuncio en el que se recreaba ese primer partido. En ese anuncio LeBron jugaba con el mismo color de las Zoom Generation.

Los tres primeros partidos de los Cavs fueron como visitantes. Fue en el cuarto, ya como local contra Denver Nuggets, cuando llevó la Zoom Generation que ahora llaman First Game.

En este caso, Nike no ha usado en ningún momento el término "First Game" para referirse a este color. De hecho, en el interior de la llamada First Game aparece 11-5-2003, la fecha del cuarto partido de LeBron en la NBA. Quizás llamarle Zoom Generation "Fourth Game" sería un poco extraño.

Air_Zoom_Generation_1_hd_1600

4 Comments

Entiéndanme, no soy nadie para decirle a un diseñador que su trabajo no vale la pena, pero hay historias que van más allá de la estética o de la funcionalidad. Pero he preferido un titular espectacular: las peores zapatillas de 2016.

_sp15_nsw_airmaxday_am_zero_hero_v2_original

Nike Max Zero. La teoría había funcionado bien; primero lanzas una edición limitada para que la gente se mate por ellas. Dejas que mucha gente las vea pero no puedas comprarlas y justo cuando el deseo llega a su tope, inundas el mercado con cientos de colores. Es un sistema que hemos visto tantas veces que ya cansa.
Nike lanzó las Zero en marzo de 2015 y la gente durmió en la calle para conseguirlas. La primera parte del plan había funcionado. Pero el relanzamiento en 2016 en nuevos colores ha pillado a sus clientes mirando hacia otro lado. Quizás la estrategia de siempre ya no funciona.

nike-roshe-two-iguana-pair

Nike Roshe Two. La segunda Roshe es el ejemplo de lo que le está ocurriendo a Nike en estos momentos. Llega tarde y sin innovación. La primera Roshe llegó en 2012 y cuatro años después está tan agotada que la nueva versión no consigue llamar la atención de nadie. La simplicidad de la Roshe hace complicado renovar el diseño, pero quizás las hubiéramos visto con otros ojos en 2014, cuando no había falsificaciones de Roshes en cada calle.

adidas-yeezy-cleats_bvgh6w

adidas Yeezy Cleats. No sé si hablar de una zapatilla en concreto o del fenómeno social llamado Yeezy. De primeras, no le daría demasiada importancia a unas zapatillas de un músico que en España es conocido como “el marido de la Kardashian”. En la cima de su carrera como productor lanzó algunas zapatillas con Nike que fueron muy buscadas entre los coleccionistas pero que no importaban a nadie más.
Las Yeezy 350 pueden ser una de las zapatillas más mentirosas de la historia. Hacer creer a tantas miles de personas que sus zapatillas son una edición limitada tiene mucho mérito.
Pero además su reciente incursión en el deporte es peligrosa porque rompe una barrera hasta ahora infranqueable. Una zapatilla para realizar deporte exige un diseño diferente a una zapatilla de moda. Hasta ahora la diferencia entre una marca de zapatillas y una marca de moda era que solo la primera era capaz de diseñar producto funcional para deportistas. La Yeezy Cleats nos dice seriamente que todas esas innovaciones que nos vendían no sirven para nada. Ya han pisado canchas profesionales de baloncesto, pero cuando las Yeezy lleguen masivamente a la NBA será la última vez que puedan decirnos que un deportista de alto rendimiento necesita un producto de alto rendimiento.

Ahora mismo Nike tiene a tres jugadores con signature en la NBA y dos de ellos juegan en el mismo equipo, Irving y LeBron. El día de Navidad se enfrentaban al tercero, Kevin Durant, y ambos estrenaban zapatillas. Desde luego es el escaparate perfecto, pero habría que preguntarse si es el momento adecuado ¿los jugadores de baloncesto no compran zapatillas para iniciar la temporada en septiembre?

Dos zapatillas estrenadas el mismo día, por dos jugadores del mismo equipo. LeBron sorprendió con las LeBron 14 a la vez que Nike lanzaba una escueta nota de prensa en la que solo se explicaba que utilizaba unidades máximas de Zoom articulado (al estilo de su anterior zapatilla), composite en el upper con cortes en laser y una tira realizada en materiales auxéticos (algo que conocemos de la serie Free). Aun sin fecha ni precio, las últimas LeBron tuvieron graves problemas de venta en Estados Unidos. Entre la poca información que ha ofrecido Nike no se habla del diseñador, aunque parece ser que continúa siendo Jason Petrie (desde que hizo unos desafortunados comentarios en twitter, Nike esconde el hombre de Petrie).

lbj14_01_native_600lbj14_02_native_600lebron-xmas4

El estreno de Irving fue más habitual. Unos días antes se dan a conocer los detalles técnicos, muy en la línea de la Irving II (suela curvada, pods de tracción...). El día del partido las mostró en dos colores, el diseñado para Navidad (blanco y dorado) y uno especial que se ponía a la venta el mismo día 25 por sorpresa. Y además, partidazo de Irving y canasta decisiva.

irving39irving2irving1

La Irving 3 llega acompañada por una campaña que recuerda a la mítica Freestyle de 2001, pero esta vez la música la pone Questlove de The Roots.

nike-earnings-2017-q2a_native_600

Si quieres conocer lo que va a pasar mañana en el mundo de las zapatillas hay que buscar entre los próximos lanzamientos.

Si quieres saber lo que va a pasar dentro de unos meses hay que escarbar un poco más. Nike acaba de presentar los datos del segundo cuatrimestre del año fiscal 2017 (no coincide con el año natural). La presentación de los datos se centraba en presumir de ser el 28º cuatrimestre consecutivo con números positivos, pero mi analfabetismo financiero me impide analizar más allá de lo básico, caída en picado en Europa (Nike divide sus cuentas en Europa Occidental y Central-Oriental) pero sigue avanzando en Estados Unidos (que supone casi 5 veces más que Europa) y China.

Pero sin duda lo más interesante llega cuando habla el CEO. Mark Parker, como fiel de Apple, basa sus discursos en palabrería sin sentido y alguna joya. En esta ocasión se trata de las vías de negocio futuro de Nike.

-EDIT TO AMPLIFY. Mark Parker siempre ha entendido su trabajo como un editor de contenidos de Nike, su tarea consiste en identificar qué productos deben salir al mercado. En 2011, después de una entrevista conjunta Steve Jobs aconsejaba a Mark Parker centrarse en un puñado de buenos productos (por entonces Apple era una empresa de 30 billones de dólares con menos 30 productos). Nike necesitaría miles de productos para llegar a la misma cifra.

Parker propone reducir los productos manteniendo las opciones, algo que suena bien pero parece dificil de cumplir.

-SPEED AND AGILITY. Nike ha comprobado (a base de palos) que la velocidad de desarrollo de un producto es la clave. Te permite reaccionar a las necesidades de los clientes y reducir al mínimo el stock. Nike está implementando un programa llamado The Express Lane que permite realizar en semanas lo que hasta ahora se realizaba en meses. Una respuesta al estilo Inditex. El primero de los productos desarrollados bajo el sistema The Express Lane ha sido la LunarCharge.

Editar productos y ser veloces, dos patas de una estrategia que puede ser acertada pero tiene poco del espíritu rebelde de Nike, aquellos que no se planteaban qué quería el consumidor.

breaking2_group_lelisa_zersenay_eliud_original

Cuando Roger Bannister consiguió bajar de los 4 minutos en la milla en 1954, consiguió romper una barrera que para muchos era insalvable. Sin embargo, todo lo que había hecho era demostrar que se podía hacer, en el siguiente año ya había 24 corredores que bajaban de los 4 minutos.

Ahora es Nike quien quiere capitalizar el colapso de la nueva barrera: las dos horas en maratón. Breaking2 es un programa que apoya a Eliud Kipchoge, Lelisa Desisa y Zersenay Tadese y le rodea de biomecánicos, entrenadores, diseñadores, nutricionistas, fisiólogos y psicólogos deportivos para intentar mejorar cada detalle para bajar de esas dos horas. Llevar al atletismo el estilo del equipo Sky de ciclismo. En cualquier caso, el desarrollo de productos para estos corredores se aplicará en los que encontraremos en las tiendas en los próximos años.

1793042-37858131-2560-1440

La idea parece perfecta para Nike, loca, combativa y con un punto de arrogancia. Algunos recordarán la historia de Philip Boit, un mediocre atleta keniata que en 1996 recibió la visita de un equipo de Nike en Eldoret. Buscaban a un atleta que pudiera convertirse en el próximo campeón del mundo de esquí de travesía. Después de un par de años de entrenamientos sin nieve, Boit se convirtió el primer keniata en participar en unos Juegos Olímpicos de Invierno y llegó en último lugar en los 10km de Nagano.

El proyecto Breaking2 parece igual de arriesgado pero menos loco. En cualquier caso, el riesgo lo corren ellos, a nosotros nos da un montón de historias.

El impacto de Jordan en el deporte tiene tantos puntos álgidos como zapatillas tenía el propio Michael. Pero socialmente en España hay dos momentos, dos chispas, en las que se convirtió en un fenómeno cultural, 1992 y 1996.

143

Antes de esas fechas Michael ya había visitado España. En 1990 viajó a Barcelona dentro de una gira europea organizada por Nike (Jordan como marca aun era un boceto). Desde luego que provocó histeria, pero solo entre un puñado de aficionados al baloncesto. Visitó el Estadio Olímpico de Montjuic y las obras del Palau de Sant Jordi, se hizo fotos con Villacampa, fue jurado de un concurso de mates y se cascó 37 puntos como estrella invitada del All Star de la ACB (jugó cada mitad con un equipo, primera parte de naranja, segunda parte de azul. Algún día lanzarán una edición especial de la Jordan V en recuerdo a ese día).

Michael Jordan era el ídolo de una generación que se había enganchado al baloncesto en 1984, con la plata de Los Ángeles, pero seguía siendo solo un gran jugador. Más allá de las canchas no era un nombre que sonara. Por resumirlo mucho, tu eras capaz de imitar todos los movimientos de Michael, pero tu madre no sabía quién era Michael Jordan.

mjbillboard_crop_exact

Todo cambió en 1992, ya tenía el prestigio de ganar un anillo NBA y su participación en el Dream Team olímpico sirvió para que Jordan pasara de ser una estrella del deporte a ser simplemente una estrella. 1992 fue el año en el que tu madre te avisaba de que en la tele están hablando de “ese jugador que te gusta tanto”. Incluso salía en videoclips con Michael Jackson.

El siguiente paso fue definitivo. Reconvertir al deportista en un mito cultural. Y el motivo fue Space Jam, la película que acaba de cumplir 20 años.

04photobu16257_phup_spj_original

Hace unos días Jordan preparaba una proyección de la película que servía como enlace para presentar la nueva campaña-aniversario de Space Jam. Jordan (la marca, no el jugador) me pidió que dedicara unos minutos a desgranar la película antes de la proyección. Algo tan complicado como pedirle a un cura que te resuma la biblia en 3 minutos. Evidentemente, no lo conseguí.

El estreno de Space Jam me pilló en la veintena, cuando tu plan perfecto para un viernes noche no era ver una película de dibujos animados. En cualquier caso, era una película protagonizada por un jugador de baloncesto y un conejo, no podías esperar que aquello tuviera mucho sentido. Tardé un tiempo en ver la película y mucho más en darme cuenta de la importancia cultural de Space Jam. No escondía que era un producto comercial que intentaba copiar el éxito de merchandising de Star Wars y otras películas que conseguían vender más merchandising que entradas. No era una marca la que vendía su producto sino David Falk, el agente deportivo, el que colocaba a sus clientes en pantalla. Cuando salías del cine no querías comprar las zapatillas de Michael Jordan, querías comprar a Michael Jordan.

Que David Fallk utilizara Space Jam como expositor de sus estrellas tenía algunos puntos positivos. Las marcas tenían un peso menor, no sentías que estuvieras viendo un anuncio de Nike de 90 minutos (algo muy complicado porque la película se basaba en anuncios de Nike). A diferencia de otras en las que el product placement es avasallador, en Space Jam podías ver en el mismo plano a Jordan con Nike, Bogues con Reebok, Larry Johnson con Converse y Ewing con Ewing. En una maniobra que nunca llegué a entender, tanto los Looneys como los Monstars, los personajes dibujados, no llevaban zapatillas de marca (Warner Bros intentaría lanzar su propia marca poco después). En los anuncios de Jordan y Bugs Bunny, en el plano estrella el conejo se colocaba las Jordan VII, en la película no. Space Jam no era un anuncio de zapatillas, era un anuncio de Falk.

Y como no era un anuncio de zapatillas, aparecían zapatillas que ni llegaron a ponerse a la venta. Tal y como ocurrió años antes en Regreso al futuro II, veíamos zapatillas que (pensábamos) nunca se pondrían a la venta. Ya estábamos en un mundo extracomercializado e incluso en Space Jam se rien de la situación cuando Stan le dice a Michael “ponte tus Hanes, abróchate tus Nikes, cómete tus Wheaties y tómate tu Gatorade. Pasaremos por un Big Mac de camino al estadio”. Nike aprovechó Space Jam para lanzar una colección inspirada en la película, pero el producto que veíamos en pantalla nunca lo conseguirías. Space Jam era un anuncio, pero parecía desaprovechar la ocasión para vendernos zapatillas.