Kickstories: Nike Air Max 95

Nike siguió investigando para mejorar sus cámaras de aire visibles y en 1995 tenía listo algo más. Por una parte, hizo con las cámaras algo parecido a lo que se hace con las espumas tradicionales. Para mejorar la estabilidad se usan dos densidades distintas. Nike creó cámaras de aire con dos presiones distintas para facilitar una transición de la pisada. Eso es algo que no todo el mundo vió.
Lo que si pudo ver todo el mundo es que, por primera vez, había aire visible en la parte delantera. Cámaras delante y detrás.
Curiosamente, el diseño rompió con todo lo anterior. Hasta ahora el elemento central era el Air Max y el corte intentaba ser más evasivo. Sergio Lozano se basó en estudios de anatomía para imitar la estructura del pie. Tendones y huesos quedaban reflejados en la Air Max 95. Las piezas que rodean la zapatilla actúan como fibras musculares. La ojetera pasaba a ser ghillie, con una tira que le daba soporte y llegaba desde la suela hasta el cordón y éste quedaba casi tapado cerca de la puntera por una pieza integrada en la lengüeta que actuaba como elemento reflectante.
El color era igualmente impactante. Desde tonos blancos, la zapatilla se iba degradando hasta llegar a una entresuela negra, algo no demasiado habitual entonces. Sergio Lozano siguió el camino opuesto al de Tinker Hatfield, que había simplificado hasta el máximo el diseño del corte para centrar la atención en la cámara de aire visible.
La primera edición en gris y neón se agotó rápidamente (al menos en Estados Unidos) y Nike, en uno de esos extraños movimientos que tan bien suele hacer, se negó a reeditarla en los los colores originales. Esos colores y el logo Air Max de la lengüeta quedaron como señas de identidad de una zapatilla que no ha sido maltratada por las reediciones y que incluso suele tener la opción de personalización en NikeiD.